Los benasqueses viven con emoción el día de San Marcial

ball des omes benasque san marcial

Este martes, Benasque celebraba el día grande de sus fiestas, San Marcial, patrón de la localidad, con una jornada cargada de actos tradicionales como la procesión del santo o el “ball dels omes” que los vecinos de la localidad mantienen, año tras año, y que disfrutan de una manera muy emotiva. Uno de los momentos más esperados del día era el cambio de mayordomos.

Tras la misa baturra, en honor al santo, llegaba la procesión, en la que, San Marcial, portado por los miembros de la cofradía, recorría las calles del pueblo antiguo de Benasque mientras los hombres, con el son de la música del “Ball de Benás” de fondo, bailaban frente a él.

Eran las 14 horas, y una vez que los mayordomos se habían colocado el ramo de flores en la cabeza, cuando comenzaba el “Ball dels Omes” en el que, este año, participaban, otra vez, muchos vecinos de Benasque. Este baile, con el que se honra a San Marcial, sirve, cada año, también para elegir a los nuevos mayordomos. El nombre se mantiene en secreto hasta que, se hace público, en el momento en el que el mayordomo saliente les entrega una rosa. Serán los que encargarán de organizar las fiestas del año que viene.

El “ball” comenzaba con el baile de cada uno de los cuatro mayordomos. Tras ellos, el resto de hombres, en pequeños grupos, saludaban al santo para comenzar a dar vueltas en torno a San Marcial. En ese momento tenía lugar la elección de los nuevos mayordomos entre quienes bailaban, entregándoles una rosa. A esta primera parte, le sigue les “marradetes” en la que se aproximan a la imagen del santo para rodearlo, cada vez, a un ritmo más rápido.

Al finalizar el ball tenía lugar un pica-pica en la misma plaza del Ayuntamiento. En este penúltimo día de las fiestas, se celebraba también un festival folklórico con Aires Monegrinos y sesiones de baile con la orquesta Pasarella.

Comentarios