CHA denuncia filtraciones y abandono en la Alberca de Cortés

filtraciones Alberca de Cortés

Chunta Aragonesista denuncia el estado de abandono de la Alberca de Cortés, ya que han pasado varias semanas desde que se detectara una fuga en la presa sin que nadie haya tomado medidas al respecto. La Alberca de Cortés es un humedal donde en varias se ha producido la muerte de miles de peces debido a la falta de un mínimo caudal ecológico en los aportes que llegan desde el pantano de Arguis. CHA teme que esta situación vuelva a suceder.

En Chunta Aragonesista preocupa que esta grave situación medioambiental pueda repetirse y en esta ocasión no por el uso del agua para el riego sino directamente por la pérdida de esta a través de la filtración detectada. Además la situación y dimensiones de la fuga pueden dar lugar al colapso de la presa.

Para David Félez, coordinador del Ligallo de Lugar de CHA en Uesca: “Los regantes actuales del sistema de Arguis no pueden acometer económicamente el mantenimiento de sus instalaciones en adecuadas condiciones y una forma de poder mantener estas instalaciones sería aprovechando todo su potencial. Con la capacidad del sistema se podrían regar 500 hectareas y si se plantan cultivos de menor consumo como oliveras o almendreras se podría llegar a las 1.000 hectáreas. Estas hectáreas si que harían viable económicamente el sistema”

El origen de la alberca de Cortes, junto a la de Loreto, se remonta a finales del siglo XV, el agua procedía del azud de Nueno en el río Isuela, sobre el que la ciudad de Huesca tenía derechos otorgados. El brocal abierto en el frente de la presa lleva inscrito el año 1879, que corresponde a las reformas realizadas para integrarla en la red de regadios dependientes del embalse de Arguis.

Los principales problemas siempre fueron las filtraciones sobre todo en el muro derecho y la acumulación de limos. La capacidad está calculada en torno a 275.000 metros cúbicos después de las remodelaciones mencionadas, cantidad que disminuye a medida que se acumulan limos en el fondo.

La alberca de Cortés forma parte del sistema de riego de la ciudad de Huesca. En primer lugar se construyó el azud de Nueno, en época medieval; en el siglo XVI aparecieron las albercas de Loreto y Cortés, y a finales del siglo XVII se construyó el pantano de Arguis, infraestructuras que pertenecen a la comunidad de regantes de Arguis, que explotan estas instalaciones hídricas.

La desaparición de gran parte de los regadíos tradicionales deriva en dificultades económicas y de gestión de la Comunidad de regantes de Arguis que hacen que el mantenimiento de las infraestructuras que dependen de ellos no sea el adecuado.

La Alberca de Cortés además se ha convertido en un humedal de alto valor ecológico, donde en varias ocasiones y de manera reiterada se ha producido la muerte de miles de peces que poblaban sus aguas debido a la falta de un mínimo caudal ecológico en los aportes que llegan a dicha alberca de riego desde el pantano de Arguis.

Comentarios