CHA presenta quince alegaciones al Plan Hidrológico del Ebro

CHA ha presentado las alegaciones a la Propuesta del Proyecto del Plan Hidrológico de la Cuenca de la parte Española de la Demarcación Hidrográfica del Ebro. Una propuesta que, en opinión de esta formación política, presenta incongruencias, no se ha redactado teniendo en cuenta las directivas europeas de Medio Ambiente y supone, además, una privatización fáctica de los ríos. David Félez, secretario de sostenibilidad y medio ambiente de CHA asegura que este Plan de Cuenca del Ebro abunda en una privatización oculta de los ríos, con concesiones históricas y concesiones nuevas, con expectativas de Planes Hidrológicos que no se cumplen y sirven luego como derechos adquiridos para el futuro, aunque cambien el clima, las sequías y las condiciones de los ríos.

Creen que el Plan de la Cuenca del Ebro debería incorporar como un capítulo bien trabajado y de primerísimo orden el plan de descontaminación y restitución de la cuenca del Gállego por lindano, el "Prestige" aragonés, el mayor problema medioambiental descontrolado del Suroeste de Europa. El Plan tendría que fijar las actuaciones, sus plazos y su financiación, algo por lo que tanto clamamos desde Aragón, especialmente los municipios ribereños, y a lo que los gobiernos del PP en Madrid y Aragón se han resistido tanto.

CHA considera que este Plan debería ser una oportunidad social para convertir al Ebro en un referente no solo simbólico sino de sostenibilidad socioambiental, algo que no se desprende del documento. Como aspectos negativos a destacar en este Plan, según el criterio de Chunta Aragonesista, se pierde una oportunidad real de apostar por una reducción efectiva de la contaminación de los ríos de la cuenca; hace una propuesta de regímenes de caudales ecológicos por debajo de los mínimos, que ni siquiera son exigibles en determinados casos; Fomenta la agricultura industrial y el abuso extractivo y no se potencia la modernización del regadío. En cambio, apuesta por aumentar más regadíos con grandes proyectos de obras hidráulicas costosas que no resuelven nada, crean conflictos sociales, y con unos presupuestos elevadísimos que casi siempre se desvían como Yesa, Biscarrués, la presa de Aguasvivas o Las Torcas. Creen que la prioridad debe ser la modernización de las grandes zonas regadas (unas 250.000 hectáreas) la eficacia y la eficiencia de las actuales zonas de regadío, que pueden permitir que este ahorro del agua generen la creación nuevos regadíos, estimados en unas 20.000 hectáreas, sin comprometer el objetivo ecológico de nuestras masas de agua.

Chunta Aragonesista considera que este borrador de Plan presenta un desequilibrio evidente en la asignación de recursos, ya que pretende consumir el 50 % del agua de la cuenca. Por otro lado, David Félez critica que la participación social y ciudadana haya sido un paripé. Además, se despilfarran ingentes cantidades de dinero público en obras injustificadas y no hay intención de aplicar la recuperación de costes.

Por último, los indicadores de calidad de los ríos recogidos en este borrador no son los y se revise y redacte de nuevo el Plan Hidrológico de Cuenca del Ebro. adecuados, ni las estaciones de aforo. CHA espera que estas alegaciones sean tenidas en cuenta

Comentarios