La Catedral de Huesca, a la espera de una actuación en los pináculos

pináculos cigüeñas Catedral Huesca

Tras las obras de urgencia que se acometieron en diciembre, la Catedral de Huesca está a la espera de que el nuevo Gobierno de Aragón apruebe una partida para la restauración de los pináculos.

El Delegado Diocesano de Patrimonio, José María Nasarre, recuerda que la DGA se comprometió a llevar a cabo actuaciones este año para evitar que esta zona del edificio siguiera deteriorándose. Ya el pasado mes de abril Nasarre explicó que el edificio se ve bien por la parte de la plaza, pero por detrás está “muy delicado”, en “situación de ruina” la zona de la calle Forment y con problemas en la calle Palacio.

A su juicio, se hace cada vez más imprescindible un Plan General de Intervención en la Catedral que solucione todos los problemas que tiene el templo.

A comienzos de año se actuó de urgencia en unos sillares de la calle Palacio para evitar el peligro para los viandantes, pues se desprendían partes de los mismos. También hubo que actuar en uno de los muros colindantes con el Museo Diocesano, pues se estaban desplazando unos sillares en una grieta horizontal.

En septiembre del año pasado, fueron varios los ciudadanos que se pusieron en contacto con esta redacción para alertar de la caída de cascotes de los pináculos provocados por la erosión de los excrementos de las cigüeñas. Entonces, el Ayuntamiento de Huesca y la Dirección de Patrimonio del Gobierno de Aragón enviaron a un arquitecto para que evaluase las actuaciones que serían necesarias. El informe se envió al Gobierno de Aragón para su estudio y dotación presupuestaria, pero solo se consiguió el compromiso de una actuación este 2015, que encara ya la segunda mitad del año sin que la Diócesis haya recibido ninguna notificación sobre el inicio de los trabajos.

Comentarios