Diferentes retos para los nuevos consejeros, con medidas de carácter social como prioridad

Los miembros del nuevo Gobierno de Aragón tienen diferentes retos para los próximos 4 años. Destacan entre todos ellos las medidas de carácter social, con Educación, Sanidad y Servicios Sociales como puntas de lanza. La línea de actuación de este Gobierno es la transversalidad, de modo que muchas acciones serán interdisciplinares entre consejerías.

El consejero de Presidencia, Vicente Guillén, destacaba en primer lugar la lucha contra la exclusión social, reponer el “destrozo” que se ha hecho en los servicios sociales públicos básicos, y ser capaces de incrementar políticas para fomentar el crecimiento y generar empleo en Aragón.

Para la consejera de Economía, Industria y Empleo, Marta Gastón, la prioridad es trabajar en conseguir el crecimiento y mejorar las cifras de empleo, así como la mejora en la competitividad industrial.

Asimismo, Gastón se ha propuesto mejorar las cifras del PIB, recuperar el empleo estable y salarios dignos, así como intentar que la competitividad no esté basada solo en la devaluación salarial. Su Departamento también buscará priorizar sectores para dirigir la actuación de gobierno, así como reanudar la negociación y el diálogo.

El nuevo consejero de Hacienda y Administración Pública, Fernando Gimeno, ha afirmado que la estabilidad presupuestaria y el objetivo de déficit están siempre al servicio de la recuperación social, porque sin ella “no hay posibilidad de recuperación económica”.

La consejera de Educación, Cultura y Deporte, Mayte Pérez, avanzaba que este martes se tomará el acuerdo de suspensión de la Lomce, con el fin de adaptar el currículo para que el próximo día 13, tanto familias como centros educativos sepan a qué atenerse. Además, pretende recuperar el diálogo con la Comunidad educativa y cambiar los criterios de evaluación “abusivos e innecesarios” en Primaria.

Por su parte, el titular de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda, José Luis Soro, ha dado por sentado que en estos momentos la solidaridad de su departamento con los otros hará que se queden estancadas las inversiones hasta tanto se atienden las urgencias sociales ciudadanas. Trabajará en un plan para facilitar vivienda digna, en asentar la población y en hacer del turismo un elemento vertebrador del territorio.

La consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales, Maria Victoria Broto, quiere que la ciudadanía sea protagonista de la acción política. Recuperar los derechos sociales y, en especial, atender a las personas que atraviesan más dificultades es una de las acciones más inmediatas que se ha propuesto este nuevo gobierno.

El consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad, Joaquín Olona, se propone fortalecer la vinculación de la agricultura, de la agroalimentación, del medio natural y rural con el crecimiento, el empleo, el desarrollo social y territorial de Aragón.

La consejera de Innovación, Investigación y Universidad, Pilar Alegría, ha concretado en cuatro sus objetivos: recuperar el diálogo perdido con la Universidad de Zaragoza, cambiar el modelo productivo a través del apoyo al dearrollo I+D+i, dar apoyo a los creadores e investigadores, así como reforzar una administración electrónica, moderna y accesible.

Por último, el consejero de Sanidad, Sebastián Celaya, pretende que su departamento esté al servicio de los ciudadanos. Para ello, dedicará esfuerzos en un sistema equitativo y universal, donde se potencie la atención primaria y la salud mental, “la gran pagana de los últimos años”, y también la atención a los pacientes crónicos y dependientes. Además, considera fundamental fomentar la participación de los ciudadanos y de los profesionales del Salud.

Comentarios