12 de julio, Día de la Justicia Gratuita

Ángel García Bernués

Decano del Ilustre Colegio de Abogados de Huesca

El día 12 de julio se celebra en toda España el día de la Justicia Gratuita y del Turno de Oficio; es una buena ocasión para dar a conocer este servicio público que a través de los Colegios de Abogados prestan en España más de 42.700 abogados, todos los días, a todas las horas.

Solo en la provincia de Huesca prestan el servicio ciento veinte abogados; diariamente hay un abogado de guardia y un suplente en cada uno de los seis partidos judiciales para la asistencia al detenido, y un abogado más en cada partido para la guardia en asuntos de violencia de género; el Colegio tramitó en 2014 dos mil doscientos setenta y cinco expedientes de Justicia Gratuita: más de seis al día. Estas cifras dan cuenta por sí solas de la importancia del servicio que quizá los ciudadanos no perciban.

Para los abogados y los Colegios de Abogados siempre ha sido un orgullo ocuparnos de la asistencia y defensa de quienes carecen de medios económicos. Esta función ha estado en el origen mismo de los Colegios de Abogados y es una de sus principales razones de ser.

España se constituye como un estado social y democrático de derecho. Si esto ha de ser así, es necesario que los poderes públicos garanticen el acceso de todos a la tutela judicial que es garantía, en definitiva, de todos los demás derechos.

Ya de antiguo, incluso antes de su regulación legal, hemos sido los abogados integrados en los Colegios de Abogados quienes hemos cumplido esta función, quienes hemos prestado el servicio que es, sin duda, el mejor servicio de Justicia Gratuita del mundo y que se ha mantenido en niveles de calidad altísimos incluso en estos difíciles tiempos de recortes, gracias a la dedicación y sacrificio de miles de abogados.

La vocación de servicio público de los Colegios de Abogados es indiscutible.

A pesar de ello, hay quien considera que los Colegios de Abogados somos una traba para la “libre competencia” (entiéndase competencia como sinónimo de competitividad, no de capacidad), este principio que de la mano de la desregulación amenaza con barrer todos los demás: la libertad, la solidaridad, la atención al desfavorecido, la justicia…

Es una pena, porque no todo es mercado, no todo es mercancía, ni todo se hace por dinero.

Se dice que esta sociedad ha perdido los valores. Es posible que algunos sí. Pero hay muchas personas, muchos abogados que diariamente se esfuerzan en que esta sea una sociedad más justa y mejor. Ellos no han perdido los valores. Los Colegios de Abogados no hemos perdido los valores.

Comentarios