A los ecologistas les preocupa el cambio de “medio ambiente” por “sostenibilidad” en el nombre de la consejería

Si a agricultores y ganaderos no les ha gustado que ambos términos “Agricultura” y “Ganadería” hayan desaparecido del nombre de la Consejería, ahora denominada de Desarrollo local y sostenibilidad, los colectivos ecologistas también creen que esta sustitución por la palabra “sostenibilidad”, podría suponer un escaso interés sobre los importantes retos ambientales, que ha de afrontar la comunidad autónoma. Recuerdan que el anterior gobierno aragonés ya había relegado el medio ambiente a un segundo plano, teniendo como resultado pocos avances y muchos retrocesos en esta materia.

SEO/Bird Life se pregunta cómo piensa hacer frente el Gobierno de Aragón a los grandes retos del medio ambiente, sin un departamento de medio ambiente independiente. Según Luis Tirado, el delegado de SEO/Bird Life en Aragón, esta eliminación es una clara prueba de la falta de interés del ejecutivo autonómico para resolver problemas ambientales, que afectan a la salud de las personas, a la biodiversidad y, probablemente a un claro interés por proyectos ambientalmente insostenibles.

Añaden que Aragón tiene tareas pendientes en medio ambiente, que deben abordarse sin dilación, por ejemplo, la declaración de un Parque Natural en los Monegros, la aprobación de los planes de gestión de la Red Natura 2000, y los planes de conservación de especies esteparias amenazadas, como la avutarda, el sisón, la ganga ortega y el rocín (alondra ricotí) entre otras especies.

Para esta asociación ecologista, deben ser paralizados inmediatamente aquellos proyectos con un fuerte impacto ambiental, como han dejado claro los tribunales, la comunidad científica o los informes técnicos, como son los embalses de Mularroya, Biscarrués y Yasa, las ampliaciones de pistas de esquí, los nuevos regadíos, la autorización de transgénicos o la fractura hidráulica “fracking”.

Consideran que Aragón es uno de los puntos de Europa más contaminados, debido a los vertidos de Lindano en el río Gállego, residuos peligrosos en Monzón o en el barrio de la Almozara en Zaragoza. Otro asunto pendiente es el plan de tratamiento de purines, que no se ha aprobado mientras, dicen, se contaminan los suelos de todo Aragón, con 10 millones de cerdos en crianza intensiva. Por ello, se preguntan cómo puede conservar, el Gobierno de Aragón, la salud de los ciudadanos y del medio ambiente, sin un departamento de medio ambiente independiente, capaz de hacer frente a todos estos retos.

Comentarios