La problemática de las “espigas vacías” es abordada en Ayerbe

El salón de actos del Ayuntamiento de la localidad acogió la sesión informativa el pasado 9 de julio a las 12 horas y organizada por la Oficina Comarcal Agroambiental de Ayerbe.

Durante la conferencia, a la que asistieron decenas de agricultores de la comarca, se expuso la causa de la enfermedad, el nematodo de la agalla de la semilla, Anguina tritici que afecta a diversas variedades de cebada. En los estudios realizados se ha constatado que más de 30 variedades de cebada se han visto afectadas por este nematodo, generando perdidas en las cosechas que, en función del porcentaje de infestación, pueden llegar hasta el 60 por ciento.

A medida que las plantas enfermas se aproximan a la madurez, se forman agallas en las flores que reemplazan a los granos y que tienen una forma similar al de las semillas que sustituyen.

Perdiguer explico igualmente las razones por las que este tipo de problemática afecta a zonas de clima seco (determinadas comarcas de Aragón, Cataluña y Navarra). Se trata de un agente muy resistente en condiciones de baja humedad, pudiendo resistir decenas de años. Dentro de las agallas hay un gran número de larvas móviles que entran en actividad cuando se humedecen.

El porcentaje de afectación del cultivo se ve condicionada por la cantidad de inóculo del nematodo presente en el suelo así como las condiciones climáticas de humedad y

Temperatura desde el momento de la nascencia del cultivo. Se trata de un agente para el que, a día de hoy no existe un tratamiento efectivo, pero cuya incidencia puede ser reducida considerable con unas prácticas agronómicas, como la rotación de cultivos de especies diferentes durante más de 2 años.

Las condiciones climáticas pueden favorecer o dificultar su repercusión ya que las agallas depositadas en el suelo emergen con 4 días de humedad y si no encuentran plantas huésped, mueren.

Comentarios