Todo apunta a un buen verano turístico en el Alto Aragón

Mientras la capital cuenta los días que quedan para San Lorenzo, que supone la mayor llegada de turistas de todo el verano, en el resto de la provincia ha comenzado ya la llegada de veraneantes. En Villanúa, por ejemplo, el mes de junio terminó con record de visitas, lo que ayuda a ver julio y agosto con cierto optimismo.

Sin duda, las altas temperaturas están ayudando a que la llegada de visitantes sea más fluida. Pasar este calor se hace más llevadero en las zonas altas, como Cerler. Allí, la llegada masiva se espera a partir del miércoles, que marcará el inicio de las vacaciones para muchos. Aunque el visitante estival es muy diferente al del invierno: los primeros demandan actividades en contacto con la naturaleza y los segundos vienen principalmente a esquiar.

En Sobrarbe, si el mes de mayo es bueno, suele marcar un buen verano. Y así ocurrió este año, por lo que las expectativas mejoran respecto a los años anteriores. Algo parecido ocurre en el Somontano, donde se espera la llegada de gran número de turistas gracias, por ejemplo, a los festivales. Aunque también hay otros factores, como la gran cantidad de espacio para hacer deporte. Y eso se concentra en el Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara, que celebra este año su 25 aniversario y, quizá por ello, esperan “grados de ocupación muy positivos”.

Monegros, Cinca Medio, Alto Gállego y Jacetania tienen también gran cantidad de espacios visitables y turisticos. Diferentes y para todos los gustos. Este año la tónica ha cambiado, los turistas llegan desde lugares más lejanos y parece que incrementarán el gasto, lo que hace prever un buen verano en el Alto Aragón.

Comentarios