Dados de alta los dos niños de un campamento de Villanúa, que estaban hospitalizados por un golpe de calor

Ocho niños que formaban parte de un campamento en Villanúa, eran hospitalizados en la tarde del viernes, tras verse afectados por un golpe de calor, cuando regresaban de realizar una actividad al aire libre. El viaje de vuelta lo hacían en un autobús con el aire acondicionado estropeado. De los ocho niños ingresados, seis eran dados de alta y dos permanecían toda la noche en observación en el Hospital de San Jorge. En la mañana de este sábado recibían también el alta hospitalaria. Desde el Gobierno de Aragón se indicaba que su estado no revestía ninguna gravedad.

El alcalde de Villanúa, Luis Terrén, indicaba que al ayuntamiento no se le dio ningún aviso, porque el suceso tuvo lugar en la carretera, a la altura de Berdún. Sin embargo, dada la cantidad de campamentos de todo tipo que hay en la zona, siempre puede ocurrir algún problema.

Uno de los niños, de edades comprendidas entre los 9 y los 12 años, comenzó a encontrarse mal, por lo que los monitores instaron al conductor a detener el autobús. Fue la Guardia Civil quien solicitaba una ambulancia para trasladar al primer niño pero, al comprobar que había más con los mismos síntomas, se procedió a reclamar más ambulancias.

Cuatro de los ocho menores eran trasladados al Hospital de Jaca, y los otros cuatro al de San Jorge en Huesca. A la hora de elaborar esta información, solo dos niños permanecían en Huesca en observación. La incidencia movilizaba a varias patrullas de la Guardia Civil de Jaca, Canfranc y Ansó, un médico, enfermera de Berdún y personal de Protección Civil.

Alfredo Terrén comentaba que el verano ha comenzado muy bien en esta zona, con mucho movimiento de gente, que disfruta de estos días de vacaciones.

1

Comentarios