Agua, sales, ambiente fresco y ejercicio muy moderado para evitar las enfermedades que causa el calor

Las altas temperaturas que estamos sufriendo en este inicio de verano, con una ola de calor tan prolongada, obligan a que prestemos atención a nuestra salud. Son varias las patologías que se pueden producir por causa de las altas temperaturas, el esfuerzo o la falta de líquidos. El médico de Cuidados intensivos Manolo Avellanas indica que estas patologías son cuatro: síncope por calor, agotamiento por calor, insolación y, la que es más grave, el golpe de calor.

En el síncope por calor, la persona en una aglomeración humana, se desmaya. Se soluciona sacándolo de ese ambiente, y tumbándolo en un sitio fresco con las piernas hacia arriba. El agotamiento por calor se da principalmente en deportistas, o en gente que suda mucho, pero que sólo repone agua y no las necesarias sales. La insolación es el efecto directo de los rayos del sol sobre el cerebro, que lo inflaman. Produce dolor de cabeza, náuseas, vómitos y en casos graves, coma.

Finalmente el golpe de calor se produce en dos tipos de personas: las que realizan ejercicio físico u otras susceptibles de sufrirlo, como ancianos, niños o quienes toman algún tipo de medicación. En este caso, se produce porque se ha agotado el mecanismo que tiene el cuerpo humano para eliminar temperatura, que es el sudor. Por ello, lo que marca la diferencia en un golpe de calor es que se deja de sudar: un claro signo de alarma.

Mientras que en las tres primeras patologías hay que dejar de hacer ejercicio, estar en un ambiente fresco, e hidratarse muy bien con agua y sales, en el caso de un golpe de calor, hay que llevar al enfermo, urgentemente, al hospital.

Comentarios