La ermita de Santa María de Iguácel abre sus puertas a los visitantes

Hasta el 31 de agosto y los días 5, 6 12 y 13 de septiembre, la ermita de Santa María de Iguácel, en el valle de la Garcipollera, abre las puertas al público para su visita. Juan Carlos Moreno, presidente de la Asociación Sancho Ramírez, encargada de la apertura, destaca la importancia de la ermita como una “opción veraniega” para turistas y estudiosos. Además, resalta su importancia como “activo patrimonial y turístico”, que durante el verano suele recibir 4.000 visitantes.

Quienes se acerquen a la ermita pueden enriquecerse con la explicación de los voluntarios de la Asociación Sancho Ramírez, que además tienen encargada la custodia y limpieza del templo y su entorno. También está disponible el resumen del libro “Santa María de Iguácel”, de Sara Fanlo, editado en castellano, inglés, francés y alemán.

Destaca la importancia artística de la ermita de Santa María de Iguácel, uno de los edificios románicos más importantes y mejor conservados del románico en el Alto Aragón. Declarada Bien de Interés cultural en 1990, su ubicación en un espacio natural privilegiado al fondo del Valle de Garcipollera, proporciona al peregrino un remanso de paz en su largo viaje.

Como parte de su 30 aniversario, desde la Asociación Sancho Ramírez invitan a los visitantes a participar en distintas actividades: la Escuela Municipal de Música de Jaca ofrecerá tres conciertos. El 26 de julio, se presenta el primero de ellos, un cuarteto de viento, en la Iglesia parroquial de Abay; el 8 de agosto, se prepara un concierto de clarinete en Barós y para finales de ese mes, en Santa María de Iguácel, se presenta el Trío barroco Dilettanti, con 2 trompetas y un órgano.

Por otra parte, el 29 y 30 de agosto se realizará el “V Curso de Pintura al Fresco 2015”, organizado por la Asociación Sancho Ramírez, el Museo Diocesano de Jaca y profesores de la Asociación Proyecto Fresco de Barcelona.

Comentarios