Los niños saharauis de “Vacaciones en Paz” conocieron Sobrarbe

Hace casi un mes que llegaron a Huesca los 40 niños y niñas saharauis del programa Vacaciones en Paz, y en el ecuador de su estancia en el alto Aragón, se reencontraron el pasado sábado en una lúdica jornada en la comarca del Sobrarbe. Por la mañana, disfrutaron en Abizanda del espectáculo de los Tirititeros de Binéfar, en la casa de los Títeres y a continuación, el grupo se trasladó a Morillo de Tou, para comer y disfrutar por la tarde de sus instalaciones. El llamamiento a nuevas familias de la comarca de Sobrarbe para el programa vacaciones en paz para el verano 2016, motivó la organización de la jornada en la comarca, ya que es la única comarca de la provincia de Huesca sin familias de acogida este verano.

Tras la comida, la asociación ALOUDA junto con el grupo de scouts Álamo, de Almodóvar del Campo (Ciudad Real) ubicados en la zona de acampada del centro de vacaciones, organizaron una actividad en la que los niños saharauis pudieron explicar en primera persona cómo viven en el desierto, cómo son sus hogares, sus costumbres y sus wilayas (pueblos)… y cómo les gustaría que fueran, dando a conocer una realidad desconocida para los jóvenes españoles. A continuación disfrutaron todos juntos de un buen chapuzón en la piscina, como anécdota, uno de los deseos más repetidos por los niños saharauis “nos gustaría tener piscina en el desierto”.

El programa Vacaciones en Paz de la asociación Alouda tiene por objetivo traer al mayor número posible de niños y niñas saharauis a familias de la provincia de Huesca durante los dos meses de verano, evitándoles las altísimas temperaturas del desierto y atendiendo sus necesidades básicas. También junto a Atades y Cadis, y por tercer año consecutivo, niños discapacitados han podido disfrutar de este programa.

La asociación, valora muy positivamente estos encuentros, ya que dan la oportunidad de reencontrarse a los pequeños y a conocerse a las familias, dando pie a conversaciones muy enriquecedoras sobre la experiencia del acogimiento en verano.

Comentarios