El Ayuntamiento pedirá ayudas por la situación generada por la tormenta

Intensas lluvias e inundaciones en Huesca

Tras la fuerte tormenta de este martes, el Ayuntamiento de Huesca se ha puesto manos a la obra para evitar que una situación así vuelva a producirse. El alcalde, Luis Felipe, va a presentar un escrito a la Delegación del Gobierno para solicitar ayuda a través del Real Decreto de situaciones de emergencia dadas por fenómenos de naturaleza catastrófica, una ayuda que ya se solicitó en 2012, tras una situación similar.

Para ello, y a través de la Policía Local, se ha pedido a los empresarios y vecinos afectados que hagan una valoración de los daños. Además del diagnóstico de los técnicos, Bomberos y la propia Policía.

Además, ha pedido a los responsables de las áreas implicadas que elaboren un proyecto urgente de atención a los puntos conflictivos. Martínez de Velasco, Artes Gráficas, la calle San Lorenzo y la plaza de Santa Clara volvieron a ser los puntos más afectados por las inundaciones. Las obras realizadas, con nuevos sumideros y colectores, no sirvieron esta vez para absorber los 32 litros que cayeron en menos de media hora. Por eso es necesario elaborar un proyecto que de soluciones definitivas.

El objetivo es realizar una actuación global con una inversión importante que habrá que presupuestar a lo largo de varios años, aseguran desde el consistorio.

Luis Felipe también ha solicitado una reunión con el presidente de la Confederación Hidrográfica del Ebro para trasladarle la necesidad de la limpieza de los barrancos de la Alfóndiga y el Diablo y de la actuación en la rivera del Isuela a su paso por Huesca. Hará lo mismo con la comunidad de regantes para que haga lo propio con las acequias que pasan por la ciudad.

En la tarde noche de este martes la Policía Local recibió más de 100 llamadas y los Bomberos actuaron en 22 incidencias graves. Además, 18 cuadros de alumbrado público se vieron afectados y se tuvo que cortar el suministro de agua de Vadiello por la turbidez. En estos momentos, el suministro a la ciudad se hace desde las balsas de Loporzano.

En la mañana de este miércoles, el alumbrado público de la calle Artes Gráficas seguía averiado y la piscina San Jorge cerrada al público para realizar labores de limpieza y arreglar la depuradora, que se veía afectada por la tormenta. Caída de árboles, rotura de farolas e inundaciones de bajos y garajes son las consecuencias de la gran tromba de agua que afectó a la capital oscense.

Comentarios