El equipo del investigador López Otín consigue “un hito” contra la leucemia linfática crónica

El equipo de investigación del serrablés Carlos López Otín ha vuelto a dar un importantísimo paso en su investigación contra el cáncer. Han conseguido descifrar el genoma de más de 500 pacientes de leucemia linfática crónica, e identifica mutaciones recurrentes en regiones oscuras. De esta forma aporta nuevas claves para el tratamiento. Lo ha hecho desde la Universidad de Oviedo, pero en colaboración con otros centros como el Clínic de Barcelona, donde el investigador Elías Campo, nacido en Boltaña es codirector del proyecto junto a López Otín.

La prestigiosa revista científica “Nature” publicaba este pasado miércoles su trabajo. Los autores secuenciaron los genomas de las células normales y tumorales de más de 500 pacientes con leucemia linfática crónica, la más frecuente en los países occidentales, con más de mil nuevos pacientes diagnosticados cada año en nuestro país. Conocer qué cambios genéticos provoca el desarrollo tumoral y cómo influye en el desarrollo de la enfermedad es un paso fundamental para mejorar el tratamiento del cáncer.

El núcleo fundamental de la investigación tiene su origen en la Universidad de Oviedo, a cargo del serrablés Carlos López Otin. La comparación del genoma de las células tumorales con el de las células sanas del mismo paciente revela que cada célula tumoral ha acumulado unas tres mil mutaciones en su genoma. "Este estudio nos ha permitido definir 60 genes distintos cuyas mutaciones provocan el desarrollo del tumor", asegura López Otín en el texto difundido por el equipo.

El consorcio español, encargado del estudio de la leucemia linfática crónica, ha sido el primer grupo del ICGC en completar este objetivo. Junto a Carlos López Otín y Elías Campo, del Hospital Clínic, codirectores del estudio, participan más de 60 investigadores de distintos centros que forman parte del Consorcio Español del Genoma de la Leucemia Linfática Crónica.

Comentarios