Dos fallecidos como consecuencia de las tormentas

guardia civil

El operativo de rescate hallaba sin vida sobre las 16:00 de este sábado al barranquista francés al que las fuertes tormentas sorprendían en el barranco de Miralva, en el término municipal de Tella- Sin. El cuerpo era trasladado a la localidad de Boltaña. El lugar donde se hallaba el cadáver era el punto más caudaloso de este barranco. En la intervención de rescate participaban, la Unidad Aérea de la Guardia Civil, efectivos de montaña del GREIM de Benasque y de Jaca y un grupo de barranquistas.

Este viernes, pasadas las 11 de la noche, era localizado en el barranco Margualas en Benavente de Aragón, termino municipal de Graus, el cuerpo sin vida de un hombre, al que se buscaba desde primera hora de la tarde. Además en Tella-Sin, era encontrado el cadáver del hombre que estaba haciendo barranquismo, y que se veía sorprendido por la crecida del agua.

El fallecido es un pastor, de 83 años de edad, al que, al parecer, la crecida del barranco como consecuencia de las intensas lluvias registradas en la zona, habría cogido, en el monte con su rebaño de ovejas.

Tras darse la voz de alarma, alrededor de las 7 de la tarde, miembros de la Guardia Civil de Graus y del GREIM de Benasque iniciaron su búsqueda en la zona a la que, supuestamente, se había dirigido, hallándose primero su macuto, y, a las 23.30 horas, 400 metros abajo, en el cauce del barranco, entre la maleza, el cuerpo sin vida del hombre.

Cabe recordar que, este viernes, descargaba sobre la Ribagorza una tormenta, especialmente, fuerte en la parte baja de la comarca donde se registraron, en algunos puntos, más de 90 litros/m2 en poco más de una hora, ocasionando, en el caso de Graus, problemas en la circulación, derrumbamientos en carreteras de accesos a núcleos, inundaciones de caminos, calles, garajes, bajos y sótanos, problemas también en las redes de pluviales, en instalaciones, como por ejemplo, cementerios, y destrozos en los contenedores d recogida selectiva aunque los daños están todavía pendientes de ser evaluados.

Este sábado, miembros de la brigada municipal se centraban en limpiar las rejillas para evitar que se repita la situación si se cumplen las previsiones de lluvia.

En otros puntos del territorio como la N260 se registraban desprendimientos de piedras de gran tamaño en el Congosto de Ventamillo.

Comentarios