Alberuela de Laliena cuenta con nuevo acceso desde la A-1230

alberuela de laliena

La Diputación Provincial de Huesca ha finalizado las obras de ensanche y mejora de la carretera que llega a la localidad de Alberuela de Laliena desde la A-1230, en el Somontano de Barbastro. Estos días los vecinos de esta población perteneciente al término municipal de Abiego se encuentran en sus fiestas de San Nicolás y celebran el nuevo acceso principal para el que la DPH ha invertido un total de 110.640 euros.

El proyecto en Alberuela, adjudicado a la empresa altoaragonesa Pryobra 2010 SL, se ha centrado en llevar a cabo las obras necesarias para mejorar el acceso existente, que han permitido dotarlo de un ancho constante -dos carriles de 3 metros- para el tráfico rodado y de sendas aceras laterales para los peatones, además de proceder a la repavimentación del firme, continuación del acerado y a reponer varios servicios urbanos.

El eje del nuevo trazado coincide con el anterior en el inicio del tramo, de ahí en adelante, a partir del estrechamiento del vial, es cuando se ha acometido el ensanche real de la plataforma por el lado derecho en sentido del avance kilométrico. El pueblo está estructurado en torno a una larga calle, entre el río Isuala y un barranco, lo que diferencia dos barriadas: la de Santa Orosia y la de San Nicolás. Este proyecto llega después de un estudio de alternativas que tuvo por objeto exponer y comparar las alternativas posibles desde el punto de vista técnico y entre las que se eligió la “derecha muro alto”, poniendo en marcha una solución mixta que ha incorporado tanto el aprovechamiento de vial anterior como la demolición del lateral derecho para la ejecución de un muro.

Para salvar la diferencia de cota entre la finca anexa y hacer de sostenimiento del vial, los trabajos han contemplado el levamiento de ese muro de hormigón en “L” con una altura de 4 metros y una longitud de unos 75m. Esta actuación forma parte del compromiso de la Diputación Provincial, desde el servicio de Obras y Cooperación, para mejorar y mantener todo el sistema viario y de accesos locales, que supera los 1.500 kilómetros y con una singularidad especial dada la dispersión de la población a lo largo del territorio altoaragonés.

En los trabajos, que se han desarrollado durante los últimos cuatros meses, han contemplado la extracción de la barandilla metálica que estaba colocada y la retirada de la infraestructura de alumbrado para realizar la demolición de la mitad derecha de la calzada. Una vez generado el espacio suficiente y saneado el terreno de apoyo, se ha ido ejecutando un muro con el objetivo final de general una superficie para el apoyo del futuro acerado, tras lo que se ha realizado la rigola y el bordillo en toda la longitud. En ese momento se han respuesto los servicios preexistentes como la conducción de alumbrado y reubicación de los báculos y arquetas que se habían extraído.

También se ha acometido la pavimentación de la acera y la colocación de la barandilla lateral de protección. De manera simultánea se a dispuesto zahorra artificial y capa de rodadura en dos veces: la primera de ellas para la regularización de la superficie, teniendo un espesor variable en función de las irregularidades del anterior pavimento para, posteriormente, ir a un espesor constante. Finalmente se ha instalado una barandilla metálica por el lado derecho gracias a la que se ha salvado el desnivel y se han pintado las marcas viales.

Comentarios