Manifiesto Huesca Antitaurina 2015

Un 10 de agosto más, estamos aquí presentes para protestar contra las sangrientas salvajadas que suceden todos los años en Uesca para sus fiestas mayores: corridas de toros, recortadores, becerradas, suelta de vaquillas o carruseles de ponis. Estamos aquí para reivindicar unas fiestas populares sensibles con los derechos de los animales. Reclamamos unos festejos alejados de esos cerca de 60.000 seres vivos que son maltratados anualmente en gran parte de los municipios del Estado español o de los 30 toros que morirán vilmente torturados estos días en las fiestas laurentinas.

Sin embargo, afortunadamente, la sinrazón ha comenzado su camino hacia la abolición con paso firme. Por ejemplo, ya son veinticuatro los años que se han cumplido desde la prohibición de la tortura taurina en las Islas Canarias, cuatro años en Catalunya u ocho en ciudades como Almansa o Paterna. Además, con los cambios producidos en las últimas elecciones municipales, otras ciudades como A Coruña o Gandía ya han anunciado la supresión de la tauromaquia en sus municipios y otros muchos ayuntamientos han anunciado el fin de las ayudas económicas a este tipo de tortura. Y es que son las subvenciones de dinero público, de nuestro dinero, lo que mantiene con vida esta infame tradición retrógrada: anualmente, el negocio de la tauromaquia recibe más de 500 millones de euros para su mantenimiento.

Es en este momento cuando Uesca y Aragón han de avanzar por ese camino abolicionista. Nuestra ciudad parece dirigida hacia ese fin y prueba de ello es la reciente proposición de eliminar paulatinamente las corridas de toros o, al menos, realizar una consulta ciudadana. Desde la PODA nos alegramos por la toma de dicha postura y apoyamos decididamente la supresión definitiva de esta cruel tortura. No obstante, los sectores inmovilistas y caciquiles de la sociedad tras una interesada manipulación mediática han emprendido una campaña de justificación de lo injustificable, del asesinato vil de un animal indefenso. Es el momento de tomar partido y hacer frente al inmovilismo y a la sinrazón.

La PODA, como otros colectivos defensores de los animales, trabaja para que Uesca y el resto del mundo sean espacios sin corridas de toros. Es una realidad que aquí la fiesta tiene un vergonzante componente etílico-gastronómico, orquestado por las peñas colaboracionistas y bien untado con dinero público. Esta situación adquiere un patetismo lamentable en ciudades como la nuestra, donde la mayoría de los que van a la plaza de las torturas, sólo desean beber, tirarse comida y divertirse, sin prestar la mínima atención a los asesinatos ejecutados a pocos metros de ellos. Como decimos, sin esa ayuda de todos los contribuyentes, plazas como la oscense serían inviables económicamente. El Alto Aragón no tiene afición taurina, solo Uesca y Balbastro tienen plaza de toros. Es cuestión de tiempo, que la barbarie se agote.

La Plataforma Oscense por los Derechos de los Animales continúa exigiendo la inmediata abolición de los diversos actos taurinos (corridas de toros, novilladas, becerradas, toros embolados, de fuego, ensogados, encierros, vaquillas...) ya que suponen un maltrato psicológico y físico para el animal. Nos solidarizamos con esta lucha común allá donde se plantee. Queda mucho por hacer pero la perseverancia es un triunfo. Planteamos un llamamiento ético a las personas para que se conciencien, de que se trata de una tradición en declive, bochornosa, muchas veces mantenida con dinero público, o encubierta bajo el jolgorio peñista de unas fiestas patronales.

Comentarios