Huesca honra a San Lorenzo con una concurrida procesión

San Lorenzo dia 10 Procesión

Cientos de oscenses participaban este lunes en la procesión de San Lorenzo, que recorre el centro de Huesca en la mañana del día 10. Puntual, y tras la actuación de los danzantes, el busto del patrón salía de la basílica de San Lorenzo. Este año cambiaba el recorrido debido a las obras y, por primera vez, pasaba por la plaza López Allué en su subida hacía la Catedral ante la atenta mirada de numerosos oscenses que querían acompañar al patrón de la ciudad.

En el Ayuntamiento, como es tradición, les esperaban las autoridades civiles. Un año más éstas no querían perderse el día grande de las fiestas laurentinas.

Una vez reunidos todos frente a la Catedral, la procesión comenzaba su regreso, de nuevo, hacía San Lorenzo. Participaban numerosos oscenses y visitantes ataviados con el traje regional, la Cofradía de Caballeros de San Lorenzo, la de Loreto y la del Santo Cristo de los Milagros, el cabildo municipal y los danzantes, junto a la Banda de Música de Huesca.

Tampoco las mairalesas de los barrios y las peñas querían perderse la mañana del día 10. A pesar del cansancio, disfrutaban de la jornada luciendo sus trajes regionales.

Tras ellas, los cofrades de la Hermandad de Caballeros de San Lorenzo, la Cofradía de la virgen de Loreto y la Cofradía del Santo Cristo de los Milagros y San Lorenzo Martir, precedían al busto del Santo.

El cabildo municipal vestía el típico traje laurentino llevando el blanco y verde hasta la procesión. La bandera de la ciudad era portada por la concejal de fiestas, María Rodrigo. Participaban concejales de todos los partidos con representación en el Ayuntamiento excepto de Cambiar Huesca y Aragón Sí Puede. Respecto a la ausencia de estos concejales, el alcalde Luis Felipe explicaba que la presencia por protocolo no es obligatoria y que siempre hay concejales que no acuden, independientemente del partido al que pertenezcan.

Como es habitual, también había espacio para las reivindicaciones, en esta ocasión, en tres puntos: el rincón del Jerezano, la calle Las Cortes y la costanilla de Santiago. En la calle las Cortes, el alcalde recibía el “Alto Borregón”, la portada de un periódico con noticias alusivas a las últimas polémicas en torno a las fiestas, todo en clave de humor.

En la costanilla de Santiago, varios vecinos entregaban a las autoridades su tradicional obsequio “reivindicativo”. Llevan más de 20 años otorgando a la clase política un “regalo” que les haga pensar en las necesidades de la ciudad. En esta ocasión, era un recortable para montar una marioneta con las siglas de todos los partidos del consistorio. Una marioneta, decían, para montar un buen teatro, gratuito, que no tenga que ser subvencionado, haciendo referencia al “No Toro Fest”.

Cerrando la procesión, la Banda de Música y los danzantes también acompañan a la figura de San Lorenzo por las calles de Huesca. Llevan varias horas danzando y los aplausos de la gente son el mejor remedio para darles fuerza.

La procesión finalizaba con la vuelta a la plaza de San Lorenzo, con la esperada entrada del busto del Santo y de los danzantes en la Basílica, donde se celebraba la tradicional Misa Pontifical en su honor. El acto religioso estaba presidido por el Obispo de Huesca, Julián Ruiz. El Obispo quería evitar las polémicas asegurando que las fiestas son un punto de encuentro, días marcados por la alegría y el respeto.

Mañana soleada y agradable para honrar a San Lorenzo en un día cargado de tradiciones, emociones y recuerdos.

Comentarios