Mª Pilar Elboj: "Me he sentido vigilada por mi apellido y el Jai Alai ha sido una moneda de cambio"

La presidenta de la Peña Alegría Laurentina, Mª Pilar Elboj, pasaba por los micrófonos del programa Hoy por hoy San Lorenzo, en el Hotel Abba de Huesca. Recordaba que este año han hecho 3.500 socios. Está orgullosa de que se pueda hacer un concierto para socios en el salón Jai Alai, cuyo cierre, asegura, fue "porque sí". Se alegra de las buenas relaciones con el resto de peñas, tras años de diferencias, e indica que no va a seguir como presidenta, cuando llegue la renovación en la próxima asamblea. Su sustituta será la actual vicepresidenta, María Altemir.

A ella le ha aconsejado que se mantenga al margen de la política y del ayuntamiento, intentando conservar las líneas maestras que han regido en las últimas décadas los designios de la Laurentina. Mª Pilar Elboj añadía que hay que generar actividad y no depender de las subvenciones municipales, para poder actuar en libertad.

Esta línea es, probablemente, la que les ha llevado a conseguir de nuevo unos 3.500 socios, una cifra importantísima, que demuestra que la Alegría Laurentina tiene una masa social muy fiel, que ni siquiera les abandonó cuando tuvieron que dejar de hacer conciertos en el Jai Alai. Su cierre, asegura tajante, fue "porque sí". Cree, además, que se ha mezclado todo este asunto (su cierre y su recuperación para los conciertos) con la política, y que el Jai Alai se ha convertido en una moneda de cambio. Precisamente, su apellido, Elboj, le ha provocado estar más vigilada por todo lo que se hacía en la peña y las decisiones que se tomaban o no, al respecto, en el ayuntamiento. Mª Pilar Elboj reconocía que, en ocasiones, se ha sentido incluso humillada. Ahora, con este primer concierto en el salón, tras varios años sin hacerlo, llega una esperanza, y les da fuerzas para luchar por su total reapertura.

Después de un intenso trabajo a lo largo de los últimos años, próximamente dejará la dirección de la Peña en manos de María Altemir.

Elboj destaca las buenas relaciones entre las Peñas. Tras años de importantes diferencias, finalmente se logró limar asperezas, manteniendo eso sí los piques sanos entre unas y otras.

Por lo que se refiere al recinto de Peñas tras el palacio de Congresos, considera que hay que dotarlo de un proyecto más sólido, con el que tenga otras actividades y pueda funcionar a pleno rendimiento, durante las fiestas, antes de las 4 de la mañana, que es cuando los jóvenes empiezan a dejar el Parque de la Manzana.

Finalmente, y por lo que respecta a la polémica generada este año con los toros, Mª Pilar Elboj, como presidenta de una peña en la que se aúnan sensibilidades tan diferentes como socios tiene, se mostraba respetuosa con todas las posturas y sorprendida por los tintes de discusión que ha alcanzado este asunto, para el que pidió calma y prudencia a sus peñistas y a su junta directiva.

Comentarios