El modelo de fiestas “tradicional” sigue vivo

José Luis Rodrigo

El ADN de la fiesta sigue vivo. Los símbolos de la fiesta han salido reforzados de este San Lorenzo 2015. Danzantes, parrilla, cohete, homenajes…mantienen su fuerza (incluso los toros). Los Danzantes siguen siendo el símbolo de un blanco y verde que debe seguir – en su conjunto- revisándose para, como cada año, ir a mejor. Al final el debate abierto, antes de la fiesta, ha permitido avanzar y buscar un punto de encuentro donde “todos” han tenido su espacio.

He escuchado decir lo mismo al alcalde, a Cambiar, a Aragón si puede, al PP, al Obispo, a las peñas, a los empresarios…las fiestas deben unir respetando todas las opiniones. Esa es la clave. Las nuevas generaciones vienen con otros modelos que también hay que escuchar y adaptar a estas fiestas que son, no olvidemos, de Interés Turístico Nacional.

El dialogo y el debate de la actual realidad social es bueno y permite mejorar, abrir nuevas puertas y tener otras visiones.

A veces nos empeñamos en buscar, lo moderno, pensando que las tradiciones y los modelos quedan viejos. Esto tampoco es bueno. No podemos olvidar las raíces. La jota vivió momento duros y ahora esta en pleno apogeo.

La historia se repite como me decían mis profesores de historia. El debate de las Mairalesas ya lo puso sobre la mesa el ya fallecido y parrilla de oro Pepe Escriche. El debate de los toros es "nacional" y también ha llegado al Coso Oscense.

Las fiestas pueden mejorar y de eso se trata. Son una inversión que devuelve a la ciudad mucho dinero.

Son un movimiento social que abarca muchos campos: económico, cultural, deportivo, religioso...de tradiciones..En eso hay que ponerse a trabajar con hechos.

2015 nos deja unas fiestas con buena nota en general. Como todo en la vida, hay letra pequeña que cada uno la vive de forma diferente.

La Fiesta, como dijo el alcalde, es Memoria colectiva, Tradición, y patrimonio de todos los oscenses. Sin exclusiones, sin divisiones.

Comentarios