Una oreja para Abellán y detalles de Eduardo Gallo

Miguel Abellán toros torero

Se acabaron las corridas a pie de la Feria Taurina de San Lorenzo que no ha dejado un buen sabor. En la cuarta de abono, con un poco más de media plaza, de nuevo los toros fueron protagonistas con un ganado anunciado de Vellosino, pero que al final hubo de remendar con dos toros de Albarreal e incluso al romperse un cuerno el primero, el 1º bis fue de Salvador Domeq. En definitiva que en este aspecto la feria ha dejado mucho que desear. Miguel Abellán cortó una oreja y Eduardo Gallo dejó algunos detalles, pero malogró con la espada lo que antes se había ganado e Iván Fandiño está muy por debajo de lo que era y necesita reencontrarse consigo mismo.

Miguel Abellán: oreja y ovación tras petición; Eduardo Gallo: aplausos y vuelta al ruedo tras petición e Iván Fandiño: silencio y silencio tras aviso.

No comenzó bien la tarde ya que el primer toro tuvo que ser devuelto a los corrales al partirse un pitón. En su lugar el sobrero de Salvador Domecq, complicado y que ya empezó rehuyendo del caballo. La cuadrilla de Abellán puso buenos pares de banderillas y el torero tuvo mucho trabajo por las complicaciones que planteaba en su embestida y el viento que dificultó la faena de muleta. Aún así consiguió dar muletazos de mérito y consiguió cortarle una oreja.

En el cuarto lo recibió con una larga cambiada para motivar a los tendidos, pero el astado no colaboró y no pudo dar continuidad. A lo largo de la tarde se picó varias veces por el caballo que hacía puerta, demostrando la querencia del animal. Abellán tiró del plan B que no era otro que agradar al público de sol con adornos y desplantes. Humilló el toro y no fue nada mal por el pitón izquierdo. De nuevo el molesto viento dificultó al madrileño que mató con una estocada caída. Hubo petición de oreja que la presidencia no atendió.

Eduardo Gallo hacía su primer paseíllo en Huesca y demostró ganas y algún detalle interesante. Necesita corridas y mejorar con la espada. En el primero le costó fijarlo y aunque lo intentó no llegó a conectar y no hubo mucha emoción y el fallo con la espada fue el remate de la faena. Aún así el público le agradeció el esfuerzo con una ovación.

En el quinto brindo a Tomás Luna, su apoderado y empresario. Enfrente tuvo el toro más noble de la tarde. Destacar las banderillas del oscense Pablo Ciprés que volvía a Huesca tras dos años de ausencia. Eduardo Gallo lo toreo con suavidad, lo exprimió. Se metió entre pitones con la muleta en la cara del toro para poder tapar sus carencias y al final la espada le condenó. En este caso dio una vuelta al ruedo tras petición de los aficionados que volvieron a mostrar su disconformidad con la presidencia.

Y cerraba el cartel Iván Fandiño que está llevando una temporada con muchos problemas y sin sabores y se le nota en el ruedo. Además no le acompañó la suerte con su lote. El tercero apretó en el caballo y poco más. Muy parado en la muleta no colaboraba y además la espada entró atravesada haciendo guardia. Al final silencio.

Y en el que cerraba plaza más de lo mismo. Otro toro que salía muy suelto del capote. No se le castigó en el caballo y en banderillas para mimarlo. Pero con las fuerzas muy justas no terminó de romper y Fandiño lo mató de una buena estocada tras un aviso.

Se cierra la feria con la tradicional corrida de rejones con toros de Benítez Cubero para Fermín Bohórquez, Leonardo Hernández y Manuel Manzanares.

Comentarios