Ecologistas denuncia a Endesa por la muerte de 23 aves protegidas en el vertedero de Fornillos

Ecologistas en Acción y el Grupo Ornitológico Oscense han denunciado a Endesa por un presunto delito ecológico tras encontrarse el pasado 14 de agosto más de una veintena de cadáveres de aves protegidas en el vertedero de Fornillos.

Se trata de 12 Cuervos grandes (Corvus corax), 8 Milanos negros (Milvus migrans) y 3 Buitres leonados (Gyps fulvus). Las tres especies están protegidas por un real decreto.

Desde Ecologistas califican de “paradójico” que dos de las cuatro torres donde se hallaron las 23 aves muertas contaban con medidas de aislamiento antielectrocución, instaladas en el año 2005 tras demostrarse la alta mortalidad de aves en estos puntos.

Señalan que a la vista de los hechos denunciados, “estas medidas se han demostrado claramente ineficientes”, y aseguran que los materiales instalados para aislar los cables no aíslan completamente el cable por donde pasa la electricidad pudiendo llegar a pasar más de mil vatios aún con el aislante instalado, voltaje más que suficiente para matar una ave grande.

Para evitar completamente cualquier tipo de problema se debería soterrar el tramo de esta línea eléctrica que pasa por el perímetro del vertedero, cambiar el diseño de los apoyos o aislar los tramos de cable de los cuatro apoyos usando el cable aislado que se usa para tramos soterrados.

Ecologistas explica que a diario acuden al vertedero cientos de aves buscando comida entre los desechos. Entre ellas, a parte de las especies encontradas muertas se encuentran Gaviotas patiamarillas (Larus michahellis), Cigüeñas comunes (Ciconia ciconia), Alimoches (Neophron percnopterus) y Milanos reales (Milvus milvus), las cuatro últimas incluidas en el catálogo aragonés de especies amenazadas.

La asociación ecologista y el grupo ornitológico exigen que se vuelva a invertir en la corrección paulatina de los tendidos peligrosos de Aragón “con medidas eficaces y no simples placebos, incluyendo por supuesto el tramo de línea que rodea el Vertedero Municipal de Huesca para evitar que además de vertedero, sea un cementerio para las aves”.

Comentarios