Festivales: las romerías del siglo XXI

calle 13 Pirineos SUR

Los festivales que funcionan en España tienen un punto de romería, romería musical, pero romería al fin y al cabo. Es lo que dice alguien que ha participado como artista y como organizador, Juanjo Javierre. Recuerda el artista oscense que en España han fracasado los grandes eventos tipo Doctor Music o Rock’n’Rio, pero, sin embargo, el Sonar de Barcelona triunfa año a año con artistas que penas venden unos miles de discos. La clave es que Al Sonar, igual que A Periferias o A Pirineos Sur en la provincia de Huesca, quienes van saben que van a encontrar personas como ellos, con sus mismos gustos, o sus mismas inquietudes, lo mismo que ocurre en las romerías.

También Javierre rechaza el término burbuja festivalera del que se viene hablando. Puede aceptar que ha habido una sobreoferta hace algunos años, pero en absoluto se puede comparar con la burbuja inmobiliaria. El sector no nada en la abundancia ni ha cometido excesos como las constructoras.

Los festivales triunfan en la provincia de Huesca, a pesar de que la legislación los maltrata, recuerda el músico oscense, con un IVA del 21% y la prohibición de entrada a los menores de 18 años.

Javierre se pregunta por qué un menor puede entrar a un campo de fútbol, dónde se vende alcohol, y no a un concierto.

En todo caso, la clave del éxito de las citas es el dimensionar bien la organización, como han hecho en Ascaso. El pueblo vende su festival de cine como la muestra cinematográfica más pequeña del mundo, una buena manera también de trascender más allá de la provincia de Huesca.

Y lo consiguen, explica uno de sus organizadores, Miguel Cordero.

Luego están los festivales, como el del Vino del Somontano, que ha sabido reinventarse, demostrando que aun prescindiendo de las grandes figuras como Julio Iglesias o Carlos Baute, se puede seguir contando con el favor del público.

Hoy esta cita es más un cónclave gastronómico en el que miles de personas degustan tapas y vino, que un programa musical.

Menos presupuesto, autofinanciación y más público son las claves, según explica el presidente de la Denominación de Origen Somontano, Mariano Beroz.

Comentarios