Joaquín López Pardo, premio Félix de Azara

Joaquín López

La Comisión de Desarrollo Territorial y Medio Natural de la Diputación Provincial de Huesca ha decidido por unanimidad conceder el premio Félix de Azara a Joaquín López Pardo por su contribución, desde hace 50 años, al estudio y divulgación de la ornitología en Huesca, colaborando en este mismo sentido con todos los colectivos y personas que en esta materia se lo solicitan y siendo una persona valorada y muy reconocida en Huesca por su trabajo.

Considerado el padre de la ornitología en la provincia, es el reconocimiento a su labor altruista en el cuidado de las aves y a la sensibilidad mostrada en la promoción y difusión de este ámbito como elemento decisivo para el mantenimiento del ecosistema.

Joaquín López Pardo (Huesca, 1949) comenzó su afición por la ornitología de una forma casual y casi anecdótica. Cuando era casi un niño encontró un pinzón vulgar con una anilla procedente de Suiza, y el hecho de reconocer el largo viaje que había realizado le llevó a interesarse por las aves silvestres de la provincia. De esta forma ingresó en 1969 en la Sociedad Española de Ornitología (SEO) y, a partir de ese momento, fue adquiriendo conocimientos y experiencia que ahora muestra a los demás: es anillador científico y ha recuperado aves accidentadas en su propia casa a las que va curando. En torno a este trabajo, formó el primer grupo de naturalistas de Huesca, el Grupo Ornitológico Oscense, que todavía es una organización pionera en este campo y la integran personas que comparten su afición por la observación y defensa de las aves silvestres.

La propuesta para el XVIII Galardón Félix de Azara destaca la aportación de este oscense al estudio y divulgación de las aves como imprescindibles en el ecosistema de la provincia, sumado al hecho de ser una persona muy reconocida por su entrega entre los amantes de la naturaleza. Ha compatibilizado siempre su trabajo y la colaboración de forma desinteresada con todas aquellas personas y colectivos que, a la hora de conocer y mejorar este ámbito, han contado con su apoyo. La Diputación la considera una de esas accciones “continuas, discretas y totalmente entregadas” en el campo de la ornitología y del medio natural altoaragonés.

Al igual que el naturalista e investigador que da nombre al mencionado Galardón, López Pardo ha sido un precursor, y comparten el espíritu de compromiso con el medio ambiente y ese carácter perseverante y de iniciar investigaciones. Este profesor natural de Huesca ha colaborado en estudios científicos de la Universidad de Zaragoza y, entre sus logros concretos, figura la elaboración de censos a nivel local y estatal de aves acuáticas, cigüeñas o rapaces, además de organizar puntos de anillamiento en diferentes puntos del territorio altoaragonés. Fue el primero en instalar nidos artificiales para cigüeñas en varias localidades de la provincia en un momento el que la especie estaba muy amenazada y también en recopilar nombres de aves en lengua vernácula. Todo ello coincide con la filosofía de la Diputación al entregar el Galardón Félix de Azara que persigue el reconocimiento de “aquellas personas o entidades que hayan destacado o destaquen por su defensa y contribución al mantenimiento y mejora del medio rural”, tal como figura en el Reglamento que fija la concesión de honores del premio.

Comentarios