La comparsa de gigantes y cabezudos, lista para animar las fiestas de Barbastro

cabezudos Barbastro

Los cabezudos ya están en el patio del Ayuntamiento a la espera de que los niños portadores vistan sus ropas y se coloquen sus cabezas para desfilar con la Comparsa de gigantes y cabezudos, que comienza su actividad con el inicio de las fiestas este viernes. A ellos, cerca de medio centenar, se suman los que los pequeños traen de sus casas. En total, una comparsa formada por más de un centenar de miembros que todas las mañanas desde el sábado recorrerá las calles de la ciudad acompañada de una charanga.

El dragón Belaín encabeza esta numerosa delegación en la que niños y padres acompañan a la comparsa municipal, de la que forman parte las dos parejas de gigantes (Ramón Berenguer IV y Petronila de Aragón e Isabel y Fernando, los Reyes Católicos), los cinco cabezudos de comparsa (Popeye, Drácula, Verrugón, Napoleón y Barbastro), un caballo kiliki y 46 cabezudos.

A ellos se suman los gigantillos de los barrios de San Fermín (Ferminer y Fermineta), San Hipólito (Hipólito e Hipólita), los gigantes de la Peña Ferranca (Ferranco y Ferranca), dos gigantillos particulares, los cabezudos creados en los talleres del colegio Pedro I y del barrio de San José y alguna pieza particular. La furgoneta musical de la Peña Ferranca es la encargada de cerrar la comitiva.

La comparsa comienza su actividad festiva el día 4, siendo el dragón Belaín el encargado de abrir la Cabalgata del Pregón acompañado por los gigantes, gigantillos y cabezudos de comparsa.

A partir del día 5 y hasta el final de las fiestas, la Comparsa sale completa todos los mediodías desde el Ayuntamiento. Los niños, que previamente se han inscrito para ello, eligen sus cabezudos por riguroso orden de inscripción y se suman a esta numerosa delegación, en continuo crecimiento, que realiza recorridos diferentes cada día. Esta cita casi obligada para los pequeños de la ciudad cuenta cada año con más adeptos y en su organización interviene un elevado número de colaboradores.

Comentarios