Los pellets fabricados en Monegros buscan el mercado doméstico

Esto ha sido posible gracias a la consecución de la máxima certificación otorgada por la Asociación Europea de la Biomasa del producto que se fabrica en las instalaciones del Secadero de Cereales Santiago de Grañén, que junto a la Cooperativa agraria de Los Monegros se han unido para producir pellets de alta calidad. A través de este producto, buscan hacerse un hueco en el mercado doméstico y satisfacer las expectativas del consumidor final más exigente.

Los pellets se obtienen a partir de madera del Pirineo y desde la pasada semana, esta línea de producción ostenta la certificación En plus-A1, la máxima que otorga la Asociación Europea de la Biomasa. A1 representa pellets de madera virgen y residuos de madera sin tratar químicamente, con bajos contenidos en cenizas, nitrógeno y cloro. La catalogación cubre toda la cadena de suministro, desde la selección de la materia prima hasta la entrega definitiva al usuario final.

En el conjunto de España, solo 29 empresas tienen esta certificación y de ellas, tres son aragonesas, entre ellas, Agropellets, que es la marca comercializadora utilizada por las dos cooperativas agrarias de Los Monegros. En concreto, se trata de una sociedad participada al 48% por el secadero de cereales Santiago de Grañén, al 48% por la Cooperativa Los Monegros y al 4% por la empresa Innotec Servicios Energéticos.

Según explica el responsable del departamento comercial de Agropellets, José Manuel Servera, "la certificación conseguida nos abre las puertas hacia el mercado doméstico y nos permite ofrecer pellets de la máxima calidad". "Actualmente, todos los fabricantes de estufas y calderas de biomasa solo garantizan sus máquinas con el uso de este tipo de productos", añade. El objetivo es entrar en el mercado doméstico aragonés e, incluso, llegar al sur de Francia, lo que garantizaría la viabilidad y crecimiento del producto, que es fabricado en las instalaciones del secadero de cereales Santiago de Grañén.

Agropellets nació en el año 2012 y actualmente, cuenta con una producción anual de 15.000 toneladas de biomasa. De ellos, 5.000 son pellets de madera y 10.000 tienen como base otros productos, entre ellos, cáscara de almendra, hueso de oliva o granilla de uva. Hasta ahora, su principal mercado está en Aragón, Cataluña y Navarra.

En los últimos años, la colaboración entre la Cooperativa Los Monegros, que tiene su sede en Sariñena, y la Cooperativa agraria SAT 580 Secadero de Cereales Santiago de Grañén es muy intensa. Ambas empresas suman más de 600 socios y un volumen de negocio conjunto de 50 millones de euros. De su mano, fue creado el grupo Alfeed (Exportación Alfalfa Feed S.L.), del que forman parte otras cooperativas agrarias y empresas y que opera con éxito desde hace varias campañas. De hecho, les ha permitido ganar peso en unos mercados cada vez más globalizados y exigentes, que demandan grandes volúmenes y altas calidades. En este 2015, como ejemplo, Alfeed exportará de 40.000 a 50.000 toneladas de alfalfa a China y otros mercados, lo que es posible gracias a la unión de esfuerzos.

Precisamente, animados por los buenos resultados de esta alianza, han centrado ahora parte de sus esfuerzos en ofrecer pellets de alta calidad, que les permitan conquistar una parte del mercado doméstico aragonés, copado por productores de fuera de Aragón.

Comentarios