Aragón tendrá, de nuevo, 11 festivos de apertura comercial en 2016

El Boletín Oficial de Aragón publica la orden de 3 de agosto, de la Consejería de Economía, Industria y Empleo, por la que se determinan los días de apertura autorizados en domingos y festivos, en establecimientos comerciales para el próximo año 2016, en la Comunidad Autónoma de Aragón. En total, son once festivos los que podrán abrir sus puertas, al igual que el presente año, sin perjuicio de lo dispuesto para los establecimientos, con régimen especial de horarios.

Estos festivos serán:

3 y 10 de enero

6 de marzo

2 de mayo

3 de julio

4 de septiembre

1 de noviembre

4, 8, 11 y 18 de diciembre

Los ayuntamientos, para todo el comercio ubicado en su término municipal, podrá sustituir del total de domingos y festivos de apertura autorizada, hasta dos. Para ello, deberá comunicarlo a la Dirección General de Industria, Pymes, Comercio y Artesanía del Departamento, los días que cuya sustitución se propone, con una antelación mínima de 15 días naturales. Además, el ayuntamiento correspondiente deberá hacer públicas las sustituciones, también con una antelación mínima de 15 días, tanto a la fecha que se sustituye, como a la nueva fecha propuesta.

Para determinar los días de apertura autorizados, el Departamento ha mantenido contactos con las Cámaras de Comercio e Industria de Aragón, las confederaciones de empresarios, las federaciones y asociaciones de empresarios de Comercio, las asociaciones de consumidores y organizaciones sindicales más representativas, así como las empresas de distribución comercial de diferente entidad y sectores, y habiéndose tenido en cuenta, por otra parte, los derechos de los consumidores y usuarios, los derechos laborales de los trabajadores y los interesas de los empresarios del sector.

Hay que recordar que el pasado mes de agosto, el sindicato CCOO había instado al Gobierno de Aragón a que no declarase ningún festivo de apertura comercial para 2016. Consideraban que estas aperturas no aportan beneficios económicos a las empresas, ni repercuten directa o indirectamente en un incremento del empleo ni en la desprecarización del sector. Por el contrario, consideraban, supone un grave ataco al pequeño comercio, auténtico motor de la creación de empleo estable en nuestra comunidad.

Comentarios