ASAJA pide diálogo y consenso en la revisión de la nueva PAC

Ante las peticiones de revisión de la asignación de derechos de Pago Básico para el nuevo periodo de la Política Agrícola Común 2014-2020, desde ASAJA Huesca siguen defendiendo la misma postura de siempre, que pasa por haber un nivel de apoyo igual, en función de las características del territorio. Recuerdan, además, que todas las explotaciones agrícolas y ganaderas han visto reducido el nivel de renta, vía ayudas de la PAC en estos últimos años.

Estas explotaciones de montaña han visto cómo las ayudas compensatorias de renta (agroambientales, zonas desfavorecidas…) se reducían de forma considerable, e incluso en algunos casos desaparecían.

En el caso de las explotaciones agrarias de la zona media (Hoya y Somontanos) los altos costes de producción, la imposibilidad de aumentar el tamaño de la explotación y los bajos precios de los cereales hacen difícil mantener la rentabilidad. Las explotaciones de regadío se encuentran atenazadas por los altos costes de producción, la amortización de la modernización de regadío y los altos precios de la energía, por lo que también ven peligrar su rentabilidad en una situación de inestabilidad de los productos agrarios.

Las zonas de secanos áridos de la provincia de Huesca no pueden obtener ingresos suficientes vía mercado para sustentar su actividad. Además ven cómo territorios con sus mismas limitaciones obtienen más apoyo vía Política Agrícola Común, que la que ellos reciben. Desde ASAJA creen que se debe encontrar la fórmula para acabar con esta diferencia.

Las frutas y hortalizas, las ganaderías lácteas y porcina, están viendo cómo debido a diversos factores (veto ruso, desaparición del sistema de cuotas, cambios en normativa, descenso en ayudas, etc.) su actividad económica se va haciendo insostenible, cuando son un motor de empleo, de entrada de divisas y nunca han entrado en el sistema de ayudas directas de la Política Agrícola Común.

Recuerdan que los jóvenes que desean entrar al sector primario ven cómo todavía hay incógnitas en su incorporación, ya que todavía no están definidas claramente las ayudas que vía desarrollo rural les va a llegar, algo vital para iniciar un proceso de entrada que va a ser el que permita mantener el medio rural en el medio y largo plazo.

Por ello, consideran que cada uno de estos tipos de producción y territorios debe tener un nivel de apoyo ajustado a sus necesidades, de tal manera que no haya diferencias entre los agricultores y ganaderos de un mismo grupo. Por ello, rechazan de forma tajante y rotunda las acusaciones de insolidaridad que se han vertido sobre estos territorios, de igual manera que rechazan un uso partidista y sesgado de esta situación.

Comentarios