La Asociación Río Aragón insta al Gobierno de Aragón a replantearse su postura sobre Yesa

La Asociación Río Aragón insta al Gobierno de Aragón a replantearse su postura sobre Yesa, al igual que ha hecho el ejecutivo navarro. La decisión tomada por el Gobierno de Navarra contra del Plan de la Cuenca del Ebro y pidiendo la paralización de recrecimiento de Yesa, afirman desde esta Asociación, ha provocado en Aragón “declaraciones inconsistentes, llenas tópicos, falaces y con ocultaciones clamorosas por parte de máximos representantes del PSOE, el presidente Lambán y el consejero Olona, y por el PP diputado a Cortes de Aragón Celma”.

Ante todo ello la Asociación Río Aragón quiere manifestar que muestran poco respeto por la decisión democrática tomada por un Gobierno legítimamente elegido. Con la medida de pedir la paralización del recrecimiento de Yesa, el Gobierno de Navarra, entre otras cosas, está velando por la seguridad de sus ciudadanos que sufrirían los daños.

Añaden desde Río Aragón, que se autoengañan cuando quieren imponer sus deseos por encima de la lógica y la realidad: recrecer Yesa es inviable porque nadie puede garantizar su seguridad futura. Y por eso, el Gobierno de Aragón debiera asumir como propio el riesgo de cualquier población sea o no aragonesa y contribuir a la búsqueda de soluciones aceptables para todos y no empecinarse en esconder la cabeza ante una realidad de laderas inestables y peligrosas que condena el proyecto al fracaso.

Sus declaraciones como siempre están vacías de contenido y llenas de tópicos que el tiempo ha demostrado profundamente equivocados. Seguir diciendo que “Yesa es esencial para Aragón” es de una simpleza que raya el insulto, especialmente para el territorio que lo sufre y para quienes son perfectamente conocedores de alternativas más seguras, sencillas y baratas. Llevan 30 años gritando lo mismo y sin querer escuchar. Les emplazan a un debate público, donde y cuando quieran, para ver si Yesa tiene o no alternativas más baratas, eficientes y seguras.

Lo que les pasa es que hace tambalearse el corralito en que han convertido la política de aguas empeñándose en la defensa de principios caducos que contravienen las directivas europeas, como recientemente la Comisión recordó al Gobierno de España. Corralito que se tambaleará mucho más tras las próximas elecciones por el vendaval ciudadano que impulsa cambiar a fondo muchas cosas y entre otras la corrupta política de aguas heredada del siglo pasado y orquestada, fundamentalmente, por estos dos partidos, afirman desde esta Asociación.

Concluyen desde Río Aragón, que la DGA no puede aparecer como alguien que defiende monolíticamente recrecer Yesa, pues ni lo hace su socio de Gobierno ni el principal partido que le apoya. Por lo tanto las declaraciones de los Olona y Lambán están fuera de lugar y no representan para nada el interés general de los aragoneses. Sus declaraciones suponen apoderarse ilegítimamente de lo que debe ser un gobierno democrático.

Comentarios