Daniel Zapico clausuró el festival EnClaves con un magistral concierto de tiorba

Alrededor de dos mil personas han asistido a los siete conciertos programados a lo largo del verano en seis monumentos de la Hoya de Huesca. La tiorba de Daniel Zapico fue la encarga de cerrar la edición 2015 del festival de música y patrimonio EnClaves con Puertas Abiertas que organiza el Área de Cultura de la Comarca Hoya de Huesca. Este concierto de clausura, que fue presentado por Beatriz Calvo, consejera de cultura de la Comarca, tuvo lugar el sábado 12 de septiembre a los pies de extraordinario retablo gótico de la Colegiata de Bolea, uno de los más visitados recursos del turismo cultural que posee la Hoya de Huesca.

Daniel Zapico interpretó con su tiorba, un laúd barroco, piezas de los dos grandes compositores para este instrumento de los siglos XVII y XVIII, el francés Robert de Visée (1655-1733) y el italiano Giovanni Girolamo Kaspsperger (1580-1651), a las que se sumaron otras obras de Giovanni Battista Vitali o François Couperin. Las intimistas de Robert de Visée tenían el saltarín contrapunto de las obras de Kapsperger, tamizadas por la sutil y delicada interpretación de Daniel Zapico, miembro de la afamada formación española de música antigua Forma Antiqva, con la que atesora una importante trayectoria en conciertos internacionales y grabaciones de referencia.

Daniel Zapico concluyó su actuación con la brillante interpretación de la Chaconne de Robert de Visée, a las que los insistentes aplausos del público sumaron dos bises con acento aragonés, ya que Zapico eligió dos joyas del compositor calandino Gaspar Sanz para poner punto final a su concierto y a esta edición del festival Enclaves con Puertas Abiertas.

Por esta edición del festival han pasado siete formaciones, desde la Orquesta del Reino de Aragón que inauguraba el ciclo con su actuación en la plaza General Alsina de la ciudad de Huesca hasta el concierto de ayer en la Colegiata de Bolea. Entre ellos formaciones de prestigio internacional como El Trovar, qe llenó el Museo Diocesano de Huesca con su música de Purcell o la apuesta por el reencuentro de jóvenes valores locales que desarrollan su carrera musical en el norte de Europa, David Lobera y Leire Antoñanzas quienes también llenaron el aforo de la ermita de Sabayés.

En esta edición ha tenido una gran presencia la música culta hecha en Aragón, donde se desvelan cada año magníficos músicos y formaciones que están alcanzando proyección a nivel nacional e internacional, como la arpista zaragozana Isabel Maicas, que desarrolló su espectáculo en Pertusa o la combinación de voz y guitarra a cargo de Ana Cristina V. Pimpinela y Juan Blas Arellano en Murillo de Gállego.

En total, más de dosmil asistentes a un festival que busca el contacto con el patrimonio artístico y monumental de la Comarca y que hace de su localización una seña de identidad, obligando incluso a la búsqueda de espacios tan singulares como la atalaya medieval de Santa Eulalia la Mayor, donde el sonido del cuarteto de saxofones Novus 12.1 llenó de sugerentes melodías.

Comentarios