La plaza Mayor cuelga el cartel de “completo” en el día de San Vicente Ferrer

fiestas graus

El primero de los días grandes de las fiestas de Graus arrancaba con la diana floreada y la misa de hermanos y la primera de las procesiones, en honor a San Vicente Ferrer que finalizaba en la basílica de la Peña. A partir de las 13 horas, el baile de las espadas, el de las cintas, los cabezudos y los gigantes se convertían, en los protagonistas en la plaza Mayor de Graus durante su primera actuación, lo religioso y lo irreverente se volvían a unir para honrar a San Vicente Ferrer.

Pasaban unos minutos de la una cuando comenzaba la primera actuación de los danzantes en estas fiestas de 2015. En primer lugar, como manda la tradición, se bailaba la danza de las espadas formada por tres coreografías la cardelina, el allá arriba y la culebreta que bailan 20 danzantes, en cuatro cuadernas, más los 2 repatanes.

Y, de forma seguida, el de las cintas, bajo la atenta mirada de furtaperas que no dejaba de dar vueltas desde su palo cumpliendo así con el castigo de tener que ver las fiestas sin poder disfrutar de ellas.

Paralelamente, los cabezudos, caretas y caballez ofrecían, en su “rinconé” de la plaza Mayor, su actuación. Este año, llegaban con un “fotocul” en el que posaban tanto el alcalde de la villa, José Antonio Lagüens, como el consejero del Gobierno de Aragón, José Luis Soro, que se tomaban con humor las ocurrencias de los cabezudos.

Por cierto, que, batían un record, al menos de manera oficiosa, el del palo de selfie más largo del mundo, El anterior record está en 5 metros y el “tocho” de madera que utilizaban los cabezudos superaba los 10 metros.

La tarde nos dejaba las actuaciones de la Asociación Musical Sur de la Mancha, que es la que ameniza los tres primeros días de fiestas de Graus, y la de la Ronda de Boltaña. En ambos casos, eran conciertos que contaban con una buena respuesta por parte del público.

Comentarios