Lambán comienza un frente común para reclamar la devolución de los bienes aragoneses

Tal y como recientemente anunciaba en las Cortes de Aragón el presidente de esta Comunidad Autónoma Javier Lambán inicia la confección de un plan de choque para reclamar la devolución de los bienes a las parroquias aragonesas. Este miércoles se reúne con los expresidentes de Aragón Santiago Lanzuela, Marcelino Iglesias y Luisa Fernanda Rudi para formar un frente común en esta reclamación.

Este es el primer paso en la construcción de ese frente común al que aludía la pasada semana Javier Lambán para hacer cumplir la legalidad en lo relacionado con el litigio de los bienes. El presidente de esta Comunidad Autónoma anunciaba también que va a pedir una comparecencia con el Papa Francisco para hablar sobre este asunto y estudiar qué posibilidades quedan por la vía eclesiástica. El objetivo, tal y como afirmaba Lambán, es que el Obispado de Lérida devuelva los bienes de las parroquias de la zona oriental de la provincia.

Esta medida se toma después de la carta de Artur Mas en respuesta a la de Lambán sobre el litigio de los bienes. En esa misiva, el presidente de la Generalitat de Cataluña incidía en que “no hay sentencias firmes que obliguen a la devolución de las piezas de arte sacro depositadas en Lérida”. Concluía la carta indicando que, por su parte, ofrece la máxima colaboración institucional, pero que se respete la voluntad popular de los comicios del próximo 27 de septiembre”.

Recordamos que la sentencia civil más firme en este sentido es la del Tribunal Supremo del pasado mes de junio que confirmaba que “el Gobierno de Aragón tiene legitimidad para catalogar como patrimonio propio varios de los bienes eclesiásticos depositados en el Museo Diocesano y Comarcal de Lérida. En concreto, el Frontal de Berbegal, la tabla del Calvario y la Crucifixión de Peralta de Alcofea están incluidos en la lista, además de 24 de las 113 piezas procedentes de las parroquias de Aragón”.

El Frontal de Berbegal es la obra más importante que se expone en el Museo de Lérida. Es una tabla del año 1210, una pieza única en el mundo de valor incalculable.

El Alto Tribunal se basaba en cuatro sentencias de cuatro de los litigios que planteaba la Generalitat de Cataluña y la Diputación de Lérida, cuya devolución se reclama desde la Comunidad Autónoma aragonesa. El Tribunal Supremo señala que estos bienes se encuentran en Lérida con “carácter provisional” y que esta población catalana “los retiene a título de depósito y no de propiedad”.

Comentarios