Los premios Calibo despiden las fiestas de Graus

entrega premios calibo

Como es habitual, el Homenaje a la Ribagorza, era, prácticamente, el acto que cerraba las fiestas de Graus. Los Premios Calibo de la XXVIII edición recaían en la junta local de la AECC en Graus, la Cofradía del Santo Cristo y San Vicente Ferrer y la familia Lleida Arcas. La lluvia, que estaba presente durante toda la gala, impedía que pudiera cerrarse con la actuación del Poetian. También fue el agua la que obligaba a suspender el desfile de carrozas y los fuegos artificiales.

Audio sin título
Audio sin título
Audio sin título
Audio sin título

El calibo a la Mejor Labor Social era para la junta local de la AECC por su apuesta por defender los valores de la Asociación Española contra el Cáncer, el apoyo y acompañamiento a enfermos y familiares o la recaudación de fondos con las carreras solidarias. La presidenta de la junta local, Carmen Enrique, recordaba el inicio de la misma en noviembre de 2011 con las primeras reuniones, el respaldo de las instituciones, que hoy, decía, sigue estando presente, y repasaba también los eventos en los que este proyecto comenzó a tomar forma. Recordaba todas las labores que se prestan desde la sede, como la ayuda psicológica, y agradecía la colaboración de socios, empresas o personas anónimas o la carrera solidaria que es lo que les impulsa a seguir adelante. Compartía el calibo con socios, colaboradores, patrocinadores, voluntarios, instituciones y particulares, sin nolvidar a quienes ayudaron a hacer realidad este proyecto.

El calibo a la Mejor Labor Empresarial era para la familia Lleida Arcas por transmitir, a lo largo de cuatro generaciones, el esfuerzo por el trabajo bien hecho y el cuidadoso servicio a los clientes desde 1.875. Agustín Lleida, agradecía en nombre de su familia el reconocimiento, y recordaba a sus bisabuelos, abuelos y padre, también los inicios de lo que a partir de 1.920 comenzó a ser lo que hoy se conoce como hotel Lleida que desde entonces ha desempeñado una variada actividad. Recordaba también a los trabajadores y clientes que, durante estos 140 años, han pasado por ese establecmiento.

Por último, el calibo a la Mejor Labor Cultural era para la Cofradía del Santo Cristo y San Vicente Ferrer de Graus por su empeño y dedicación en mantener vivas las tradiciones, especialmente, las relacionadas con las fiestas y por la labor de promoción y difusión durante este año para celebrar el sexto centenario. El prior José Antonio Portella decía que el calibo redondeaba un año muy importante para la cofradía. Añadía que el reconocimiento no hubiera sido posible si la historia hubiera sido distinta a la que fue.

El Homenaje a la Ribagorza concluía con el discurso del alcalde de Graus, José Antonio Lagüens, que destacaba las muestras de cariño de todos los premiados en los agradecimientos. Hablaba también de las fiestas en las que se había tratado de innovar en escenarios y actos, y antes de finalizar, repasaba la actualidad: N260, donde hablaba de unidad para avanzar y de evitar la tentación de buscar culpables o de individualizar aciertos.

Se refirió también a las elecciones catalanas, y a quienes no cumplen las sentencias para devolver los bienes, decía, o que reinterpretan las reglas de juego a mitad de partido, de la modificación de la constitución, y de desafíos que necesitan tratamiento especial pero evitando la confrontación de los pueblos de este país.

Concluía agradeciendo a todos los que han trabajado y participado en la organización de fiestas.

Comentarios