Suelo y Vivienda de Aragón aporta 94 viviendas para poder dar cabida a 400 refugiados

El consejero de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda ha explicado, en la Comisión de las Cortes de Aragón, los últimos pasos en materia de atención a la crisis de refugiados. Por otro lado explicaba algunos de los cambios que supondrá la nueva Ley de Vivienda de Aragón. Cambiará los criterios de acceso a la bolsa de vivienda social, contemplará la moratoria de desahucios y trabajará para conseguir la cesión de pisos de bancos y particulares a esta bolsa.

En lo que se refiere a dar una respuesta a la situación de los refugiados sirios el consejero José Luis Soro anunciaba que “la empresa pública Suelo y Vivienda de Aragón va a aportar 94 viviendas de su propiedad para ceder a las familias de refugiados y refugiadas”, de modo que calculan que podrán dar solución habitacional a unas 400 personas.

Por otro lado Soro asegura que priorizará la labor de la Dirección General de Vivienda para hacer frente a la situación social que se vive en estos momentos. En este sentido se ha anunciado “la creación de una Ley de Vivienda de Aragón en la que, entre otras cosas, se contemple la moratoria de los desahucios”. Soro también ha recordado que “se modificarán los requisitos de acceso a la bolsa de vivienda social”.

El consejero explica que ya se está trabajando en un nuevo Plan Aragonés de Gestión de la Vivienda Social y se da por concluido el actual, “que ha sido insuficiente”. Ese Plan debe perseguir el aumento sustancial del parque de viviendas a través de varias vías: incorporación de viviendas propiedad de los distintos Departamentos del Gobierno de Aragón, aportación de viviendas por parte de entidades financieras y la Sareb y aumento de la cesión de viviendas por parte de particulares a través de campañas de sensibilización e incentivos de todo tipo.

Comentarios