Mejora la situación económica en Aragón, pero todavía hay cuestiones pendientes

El Consejo Económico y Social de Aragón presentaba su Informe sobre la Situación Económica y Social, correspondiente al pasado año 2014. El CESA considera que la recuperación es un hecho, pero pide que el dinero fluya en la dirección correcta, con más salarios (para mejorar el capital humano), más investigación y desarrollo, y los bienes de equipo, para que las empresas puedan desarrollar su actividad. La industria o el empleo mejoran, así como la tasa de abandono escolar. Pero siguen preocupando asuntos como al educación, la salud o la protección social. Además, los responsables del CESA aseguran que la inversión en I+D debe crecer.

El PIB aragonés creció un 1,7%, por encima de la media de España y de la zona Euro. El paro, por su parte, descendió un 6%, con casi 9.000 parados menos. La calidad de vida de los aragoneses mejoró notablemente, y disminuyó el número de hogares que tienen problemas para llegar a fin de mes. Aragón es la cuarta comunidad autónoma con mejor calidad de vida.

El informe del Consejo dice que las preocupaciones de los ciudadanos se centran en la educación, con un recorte del 24% en cinco años, la salud, con un recorte del 32%, y la protección social, afectada por la reducción de prestaciones y el descenso de los casos atendidos de dependencia.

La industria, con 7.400 puestos de trabajo en 2014, tiró de la economía, junto con las exportaciones. El Consejo Económico y Social de Aragón explica en su análisis que, si el año 2013 siguió bajo el yugo de la crisis, el pasado año ya se constató una mejoría. El motor económico lo representaron también los casi 9.400 millones de euros de exportaciones, un 8,1% más, un crecimiento tres veces superior a la media nacional, que fue del 2,5%, a pesar de haber reducido el superávit comercial.

Por primera vez aumentó el empleo neto y, según argumenta el CESA, el descenso de población activa se debió a la salida de extranjeros, más que la de jóvenes en busca de trabajo.

Entre los aspectos positivos figura la reducción de la tasa de abandono escolar, en más de un 18%. Y un dato curioso: el 62% de los jóvenes empleados, que se incorporan al mercado de trabajo, se ocupan en profesiones diferentes a las de sus padres.

Comentarios