Aspanoa consolida su prueba de BTT en Almudévar con cerca de "400 amigos"

aspanoa btt

La tercera edición de esta marcha organizada por ASPANOA volvía a sacar el lado más solidario de la villa de Almudévar donde se daban cita cerca de cuatrocientos ciclistas dispuestos a pasar una jornada de deporte y solidaridad. Este año, como novedad, el recorrido se modificaba transcurriendo por la zona sur de la localidad, ofreciendo nuevos paisajes y retos a los cicloturistas y situando la meta en la Plaza de España de la localidad.

Esta edición era apadrinada por la A.D. Almudévar, que en palabras de su presidente Juan Antonio Sagardoy, agradecía el gesto “y que se hayan acordado de una agrupación que lleva cincuenta años apoyando al deporte local”.

Por su parte Antonio Justes, director de la prueba, se mostraba satisfecho por el transcurso de la misma y apuntaba que “traer la meta a la plaza ha sido un acierto, hemos dado más vistosidad a la prueba y ha sido espectacular el ambiente”.

Juan Carlos Acín, gerente de ASPANOA, destacaba que “la organización se ha esforzado por afianzar la prueba en esta tercera edición” y confirmaba como Justes “que el cambio de ubicación de la meta ha sido un acierto, ya que todo el mundo recibía su merecido aplauso al llegar”, y quería además “agradecer una vez más a todos los voluntarios de la prueba y a la villa el trabajo impagable que todos los años realizan por ASPANOA”.

En poco más de dos horas finalizaba el participante de la ruta larga que cubría los 57 exigentes kilómetros de la misma, mientras que el primero en llegar en la ruta corta, de 28 kilómetros, lo hacía en una hora exacta. Aunque lo realmente importante no eran los tiempos, tal vez a título individual, si no sumarse a una fiesta que en su tercera edición sigue creciendo, y dando mayor popularidad e importancia a ASPANOA, una asociación que realiza una gran labor.

De hecho, la finalidad de esta prueba, es puramente solidaria y trata de abrir a la sociedad una organización que ayuda, cuida y protege a familias con niños que han padecido o padecen cáncer con instalaciones como la Residencia de Ocio y Tiempo Libre que se encuentra en Almudévar. A través de esta cita anual, cientos de personas conocen esta gran labor, estas instalaciones y se acercan un poco más a las actividades que realiza esta asociación.

Dentro de esta jornada, y al margen de las dos rutas fuera del municipio, los más pequeños también tenían oportunidad de rodar por las calles de Almudévar con una prueba familiar que se alargaba durante ocho kilómetros y que hacía las delicias de pequeños y mayores. Este año, además, la meta se situaba en la Plaza de España de la localidad donde esperaban avituallamientos para los valientes ciclistas e hinchables para los más pequeños.

Comentarios