El PP pregunta por la legalidad y el coste de los programas laurentinos en aragónes

El grupo municipal del Partido Popular ha solicitado información sobre la legalidad de la impresión de carteles y programas laurentinos en aragonés, un extremo que no estaba incluido en el pliego del concurso de adjudicación. Los 'populares' preguntaron también sobre el procedimiento administrativo que hizo posible esa alteración del pliego a posteriori y el coste que supuso, de haberlo, la traducción y la impresión del nuevo material gráfico.

El acuerdo de investidura suscrito entre el PSOE, Podemos y Cambiar Huesca, que condujo a Luis Felipe a la alcaldía oscense, señalaba expresamente que "el Ayuntamiento se comprometerá a hacer visible la realidad bilingüe de nuestra ciudad", en referencia al aragonés, para indicar acto seguido que el objetivo es "[dar] a conocer este patrimonio cultural inmaterial a toda la población". El requisito que suscribió Luis Felipe tuvo reflejo, además, en el acuerdo de gobierno, donde se recoge la obligatoriedad de "un plan municipal de acción específico que dignifique, promueva y fomente el uso del aragonés: cartelería y rotulación urbana en edificios de titularidad municipal e iniciativas de formación (...) que contemplen finalmente la creación de una Escuela de Aragonés".

La consecuencia inmediata de ese compromiso fue la orden impartida por la alcaldía para aumentar la tirada de los carteles y programas de mano de San Lorenzo en una edición traducida al aragonés. El preceptivo pliego de condiciones, en su momento, no contemplaba esa posibilidad, "improvisada" semanas después a consecuencia del pacto de gobierno. Los grupos de oposición no recibieron información alguna sobre el proceso administrativo, la legalidad y los costes de los nuevos criterios de Luis Felipe en materia lingüística. Hasta el momento, se desconoce si la implantación del aragonés en la administración municipal exigirá la formación de los funcionarios, la revisión de las ordenanzas o el nombramiento de traductores jurados, como sucede en Cataluña. Tampoco se ha determinado el coste de sustituir la rotulación de los edificios municipales o si el nuevo criterio afectará a la señalética urbana.

Los 'populares' insisten en que se desconoce qué áreas municipales se verán afectadas por ese acuerdo y qué partida económica se consignará en 2016 para proceder a su cumplimiento. El PP considera que "los términos del documento son vagos y, a día de hoy, nadie sabe cuánto dinero costará aplicar la supuesta 'realidad bilingüe' que defienden PSOE, Podemos y Cambiar Huesca". Los 'populares' destacan que "más allá del ámbito académico, afirmar que la sociedad oscense es bilingüe es, cuando menos, muy discutible. No consta que los vecinos de Huesca se expresen en aragonés con el carácter espontáneo que caracteriza el bilingüismo". En ese sentido, el grupo popular se refiere a "la evidente contradicción que se esconde en el propio documento firmado por la izquierda radical, puesto que, de existir el bilingüismo, no haría falta mecanismo alguno para hacerlo visible".

Los 'populares' afirman que "el punto de partida fue una medida arbitraria, puramente estética, carente de rigor académico". A efectos prácticos, continúan, "Luis Felipe firmó otro cheque en blanco para alcanzar la alcaldía, sin considerar el coste económico y la realidad social". Ante la incertidumbre provocada por esas medidas, el PP ha manifestado su propósito de "exigir información detallada, área por área, del coste total que supondrá la implantación del aragonés en la administración municipal, según el compromiso de Luis Felipe con sus socios de gobierno".

Comentarios