Tras 100 días de gobierno, el tripartito en Huesca asegura mantenerse estable y avanzando en sus objetivos

Mari Romero Luis Felipe Pilar Novales

Se han cumplido los primeros 100 días del gobierno del tripartito en Huesca. Un gobierno, formado por PSOE, Cambiar Huesca y Aragón sí Puede, que definen como estable, responsable y basado en acuerdos revisables. Destacan el haber conseguido sentar las bases de cuestiones que, hasta ahora, parecían intocables en el Ayuntamiento tales como la remunicipalización, con la próxima puesta en marcha del Observatorio de la Contratación, o la vivienda, con reuniones con entidades financieras y la creación de una bolsa de alquiler municipal. En lo referente a inversiones, su prioridad va a ser resolver los problemas de inundaciones que sufre la capital oscense. Para ello, va a ser necesario hacer una inversión muy importante para mejorar colectores y tuberías de la ciudad (se estima entre 6 y 8 millones de euros) pero también intervenir en las conexiones que suministran el agua de boca de Vadiello y San Julián de Banzo. Ahí se actuó en 2005 pero hay tramos que necesitan mejoras, explica el alcalde de Huesca, Luis Felipe.

En este sentido, están trabajando con el Instituto Aragonés del Agua, tanto para encontrar posibles líneas de financiación, como para reordenar las competencias y la responsabilidad con los otros ayuntamientos con los que se comparte el agua de boca, como son Tierz o Loporzano.

La necesidad de realizar inversiones importantes va a obligar a explorar fondos europeos, con orientación de cuestiones concretas como el tema del agua.

En otro orden de cosas, destacan los avances en el proceso de remunicipalización. Se está ultimando el reglamento del nuevo Observatorio de la Contratación con la idea de que se ponga en marcha en 2016.

Aplicar el principio de progresividad en las ordenanzas fiscales es otro de sus objetivos. En ello están trabajando para aplicarlo de cara al próximo año, al igual que en unos presupuestos en los que van a priorizar el empleo y las políticas sociales.

En vivienda, el objetivo es crear una bolsa de alquiler social municipal y ya se han mantenido encuentros con entidades financieras para avanzar en este sentido.

El tripartito destaca el proceso participativo que se ha abierto con distintos agentes sociales y económicos. También la recuperación de la iniciativa junto a otras instituciones y la participación ciudadana. A lo largo de los próximos meses, se pondrán en marcha la oficina de atención a la ciudadanía, de participación ciudadana y de lengua aragonesa.

Transparencia, diálogo y consenso definen un gobierno, dicen, que se encuentra con el impedimento de la Ley de Estabilidad Presupuestaria. La limitación en las plantillas municipales y la falta de recursos humanos dificulta la prestación de servicios. Una situación, que asegura Luis Felipe, no es consecuencia de la crisis si no de una estrategia política para debilitar lo municipal.

Comentarios