El PP de Huesca da al tripartito un diez en “postureo” y un cero en gestión

El Partido Popular en Huesca ha hecho balance de los primeros 100 días de gobierno en el Ayuntamiento. Los populares dan al tripartito un diez en “postureo” pero un cero en gestión. Aseguran que están basando su discurso en medidas de dudosa legalidad y en los caprichos de algunos de sus miembros.

En este sentido, citan como ejemplo la remunicipalización. Afirman que están intentando engañar puesto que saben que hay un informe del secretario municipal que niega la posibilidad de que el personal de las contratas pase a ser municipal. Un primer informe que ya se conoció en enero de 2015.

Aseguran que están siguiendo la inercia del trabajo hecho en el anterior mandato, especialmente, en materia de transparencia y participación ciudadana. El único foro de participación que se ha reunido hasta la fecha ha sido la Ponencia de Movilidad, un proyecto del anterior mandato, explica el portavoz popular, Gerardo Oliván. En lo que se refiere a transparencia, denuncian que en los últimos meses han presentado cinco solicitudes de información que no han sido contestadas y que interpusieron un recurso de reposición en cuanto a la composición de las comisiones del primero pleno de organización que tampoco ha sido contestado. El PP se plantea ir al contencioso-administrativo por la desestimación por silencio.

Los populares añaden a la lista otros compromisos de campaña que ahora están abandonados como el apoyo a la continuidad del cuartel Sancho Ramírez o en materia sanitaria, con el centro de salud de Los Olivos. También prometieron dar marcha atrás con la duplicidad de magisterio hasta que han dado con un informe que lo considera ilegal.

Denuncian, además, la incongruencia política con lo dicho mientras el PSOE estaba en la oposición, sobre todo, con lo referente a la peatonalización. Lo que era un “despropósito” en el que debía darse marcha atrás pasa a ser un proyecto que hay que “matizar”. Lo mismo con las ejecuciones de Masari.

Los populares se preguntan también que van a hacer con los 500.000 euros que quedan de ejecutar de los fondos Urban y que deben estar ejecutados antes de final de año

Finalmente, denuncian la opacidad de sus verdaderas intenciones con la anunciada progresividad de las ordenanzas fiscales, ya que esconde, dicen, una subida de impuestos.

Comentarios