El Centro Hípico los Rosales inicia su atividad de temporada

El Centro Hípico los Rosales ha iniciado las clases de volteo. Prepararon para la inauguración un día especial, ya que este deporte es nuevo en Huesca. Empezaron con una charla informativa tanto para padres como para niños. Siguieron con una pequeña exhibición, a cargo de Marta Palomino antigua volteadora del Equipo De Jerez de la Frontera, Ana María González volteadora de Madrid, Laura Ortiz (Componente del equipo Español de volteo 1997-2001) y María José González como conductora de cuerda. Luego ya dieron paso al entrenamiento de los niños. Empezaron con un calentamiento, siguieron con la explicación de los ejercicios en potro y estiramientos y acabaron subiendo todos a caballo para probar. Están muy contentos por la gran afluencia de padres y niños.

El volteo es una disciplina de la equitación. Está definido como gimnasia sobre un caballo al galope en círculo, guiado “a la cuerda” por un conductor. Es un arte y un deporte altamente competitivo, reconocido por la Federación Ecuestre Internacional.

A través de esta disciplina los volteadores desarrollan: equilibrio, fuerza, velocidad, tenacidad, elasticidad, coordinación de movimientos, adaptación rítmica, destreza, respeto por el animal, compañerismo, trabajo en equipo, capacidad de reacción, orientación espacio- ocular y espacio-temporal, responsabilidad, tolerancia, confianza, comunicación, disposición para ayudar, aumento de autoestima y creatividad. Se puede practicar a partir de los 6 años de edad, ya que este deporte tiene distintas categorías de evolución y exigencia. Desde las primeras que son: Promoción 1, 2 y 3 para los volteadores más noveles, a las categorías de Nivel 1, 2 y 3 para los volteadores más experimentados.

El volteo se hace sin casco. El casco influye negativamente en la coordinación y la orientación. El casco quita visibilidad y limita el movimiento. En ejercicios con pareja o pino de hombro un casco molesta. También hay el peligro de engancharse o de hacer daño a otros volteadores o al caballo. Se utilizan mallas y zapatillas, tipo las de gimnasia rítmica. El caballo lleva un cinchuelo especial con dos asas y una mantilla que protege el dorso.

Hay una parte de ejercicios obligatorios para cada categoría, que cada volteador tiene que ejecutar individualmente. Y la otra parte que se denomina libre o Kür. Es una coreografía que todo el equipo prepara al compás de la música y vestimenta acorde, que idea todo el equipo. Aquí se necesita la imaginación, el arte y la compenetración de todo el equipo para que sea un éxito.

El entrenamiento físico: elasticidad, acrobacia, fuerza, equilibrio y resistencia. Siempre adecuado a cada nivel. El entrenamiento en potro: en el que se explica la ejecución y técnica de los ejercicios, en el se entrena cada figura antes de ejecutarla en el caballo. El entrenamiento en el caballo: el caballo es un miembro más del equipo, al que debemos cuidar. Debemos evitar dañarlo, de ahí la importancia de la preparación física y en el potro.

Comentarios