Reto superado: 5 mujeres proclaman en la cima de África que el cáncer de mama se puede vencer

A las 6:10h de este martes, hora española, las cinco mujeres que se enfrentaban al Reto Pelayo Vida lograban su objetivo: encumbrar la cima del Kilimanjaro. La finalidad de este desafío, realizado por mujeres que han superado un cáncer de mama recientemente, era llevar hasta el pico más alto de África, con 5.895 metros, un mensaje de esperanza y demostrar que el cáncer de mama puede vencerse. Entre las miembros de la expedición, se encuentra una vecina de Binaced, María Barrabés.

Aunque el grupo partía de España hasta Tanzania el pasado 20 de septiembre, la aventura en sí comenzaba el día 23. Desde entonces, Carmen, Rosa, Araceli, Eva y María han tenido que hacer frente a situaciones muy adversas. Sin embargo, ni el viento, ni el frío, ni su desgaste físico y mental tras la escalada les ha impedido seguir luchando hasta el final de este desafío. La expedición ya ha comenzado el descenso. Este jueves, tomarán un avión desde Tanzania para llegar a España el viernes por la mañana.

La idea del Reto Pleayo Vida partía del escritor Eric Frattini, creador de un nuevo concepto de viajes enfocado a la “búsqueda de la exclusividad y de nuevas sensaciones”, quien iniciaba este proyecto a raíz de dos imágenes que estaban presentes en su cabeza: la un amigo íntimo que acababa de fallecer de cáncer y la de una mujer que vio en televisión, que había superado un cáncer a través del deporte. Esta mujer perdió muchos kilos -pesaba 120- y llegó a completar tres maratones.

La expedición paso a paso (informa EFE)

Tras pasar más de una semana de esfuerzo, las cinco mujeres junto al guía y los porteadores se han levantado en torno a las 11 de la mañana, han desayunado y han emprendido una vez más su marcha. En esta ocasión con sus mochilas todavía más “cargadas de energía e ilusión”.

Han emprendido su camino en dirección hacia el noroeste, sobre un terreno inestable y lleno de rocas sueltas hasta llegar al Stella Point (5.739 metros), ya situado en el borde del cráter.

Según los organizadores del reto, estas seis horas de camino que culminan en el Stella Point son las más duras de toda la ascensión; desgastan mucho tanto físicamente como mentalmente. Una vez que han llegado a este punto, las expedicionarias y su equipo se han detenido para comer y reponer fuerzas.

Después, han tenido que retomar de nuevo su viaje hasta dar con la cima del Kilimanjaro, en el Uhuru Peak (5.895 metros). Allí han vislumbrado la sabana africana, “unas vistas maravillosas que recordarán durante toda su vida”.

Las 5 expedicionarias ya han comenzado el descenso de la cima. Han tardado tres horas en llegar hasta el Barafu Camp (4.681 metros) donde se han tomado otro descanso para comer y beber.

Es en este lugar donde han aprovechado también para recoger el equipo principal y para descender hasta el Mweka Hut donde es posible que el tiempo no sea favorable.

Este miércoles las expedicionarias bajarán hasta la Puerta Mweka (1641m) donde rellenarán y firmarán en un registro de ascenso y recogerán su Certificado de Cima. Finalmente, todos los miembros de la expedición del reto Pelayo Vida viajarán hasta Arusha para celebrar la victoria y disfrutar de la experiencia vivida.

María Barrabés, vecina de Binaced

Una de las integrantes de esta expedición es María Barrabés, a la que diagnosticaron y operaron de un cáncer de mama en 2011. A los 15 días de la operación acudió al médico para hacerse la revisión rutinaria y le dijeron que estaba embarazada. En ese momento ella ya era madre de dos hijos pero optó por seguir luchando a pesar de las dificultades. Durante el embarazo recibió 16 sesiones de quimioterapia. El 11 de mayo de 2012 acababa el tratamiento y el 23 le provocaban el parto de su hijo Jesús.

Para María, subir al Kilimanjaro suponía otra prueba de superación porque nunca había subido tan alto (su récord fue el Aneto de 3.404 metros) ni tampoco había pasado tantos días de expedición. También era la primera vez que sale de Europa.

Comentarios