El nuevo Museo de Oficios Antiguos de Sena alberga 4.000 piezas

Museo de Oficios Antiguos de Sena

El Museo de los Oficios de Sena alberga 4.000 piezas de utensilios y herramientas, en su mayoría relacionadas con labores ya perdidas. Algunas de ellas tienen más de 400 años. El proyecto es una iniciativa familiar privada que abrió sus puertas este verano tras años de trabajo de su fundador, Alejandro Campoy, que ha continuado con la afición de su padre y le ha dado forma. Ha continuado con el coleccionismo y ha rehabilitado una casa para exponerlo todo que ahora está abierta al público.

Las piezas están organizadas en más de 60 secciones y en 140 temáticas diferentes. Son oficios, la mayora de ellos perdidos, y en este espacio se puede ver cómo han evolucionado las labores de tendero, agricultor, ama de casa, herrero, posadero o barbaero. En ésta última sala se observa un cartel que recomienda cortar el pelo una vez almes y lavarse la cabeza cada dos meses.

Hay una herrería completa, en la que se puede observar cómo han evolucionado las herramientas desde la llegada de la luz. Entre los oficios de la familia de Alejandro Campoy están la albañilería y la barbería. Estos son los espacios más completos y de los que hay más herramientas, “todas ellas auténticas”. Pero también hay aperos de labranza, instrumentos de zapatero, un bar con su rincón del tabaco, un espacio para la escuela, la tienda de caramelos, juguetes, un espacio de religión y otro de música, entre otros. Hay muchos objetos relacionadas con la electricidad y del trabajo con el cuero, también material de Renfe, motos, bicis, armas...

Entre las curiosidades se encuentra el ‘Rincón de la muerte’, en el que el creador del museo planea mostrar un gotero de la muerte, con el que se practicaba la tortura del gota a gota, o la herramienta con la que su abuelo sacaba muelas en la barbería. No solo se pueden encontrar utensilios relacionados con oficios, también hay ciertos objetos que hablan de la etnología.

Todas estas piezas las ha conseguido gracias a otros familiares, amigos y gente del pueblo que poco a poco le han ido ayudando. Hay algunas cosas que ha tenido que comprar.

La exposición es permanente, aunque plantean una serie de exposiciones temporales en las que poder ir exhibiendo las piezas y visitas para grupos escolares, asociaciones de mayores o incluso como parada adicional en excursiones por la comarca. En la actualidad, el museo está abierto sábados, domingos y festivos de 17 a 20 horas y la entrada tiene un coste de cuatro euros.

Comentarios