183.000 usuarios de Aragón pagarán, a partir de este jueves, la factura eléctrica horaria

La Dirección General de Protección de Consumidores y usuarios va a poner en marcha una campaña de información, en colaboración con las principales compañías eléctricas, sobre la nueva facturación por horas de la luz. Este nuevo sistema que arrancaba este 1 de octubre, factura la electricidad basándose en el consumo realizado por el cliente en cada hora del día, aplicando el precio de cada hora fijado en el mercado eléctrico. Sólo podrán aprovechar la nueva tarificación aquellos hogares que ya tengan “contadores inteligentes”, siempre que estos estén integrados en el sistema de telegestión. Los clientes, además, deben estar dados de alta en la llamada tarifa regulada, que ahora se llama Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC), es decir para consumo doméstico de menos de 10 kilovatios contratados.

Según los datos de las compañías, podrán beneficiarse de esta nueva tarificación unos 183.000 usuarios en toda la comunidad autónoma.

El director general de Protección de Consumidores y Usuarios, Pablo Martínez, indica que el consumidor debe saber qué tarifa tiene (nocturna o diurna) dentro del PVPC, comprobar en cada una de ellas la curva de precios, y averiguar qué franjas horarias son más económicas. Esta curva de precios cambia cada día y se puede consultar a partir de las 20.15 de la tarde anterior en la página web de Red Eléctrica Española (www.ree.es).

Alerta, además, de que el uso de nuevos contadores en esta tarificación puede dar lugar a fraudes. Por ello, recuerda que el cambio de contador analógico a inteligente “no conlleva coste para el consumidor” y que se le avisa por carta cuándo se le va a cambiar. El contador en propiedad puede costar unos 165 euros más IVA y el coste del alquiler mensual es de 0,54 euros más IVA en el caso de los analógicos y de 0,81 más IVA en el de los inteligentes.

El ahorro para los consumidores será limitado con la nueva tarificación y solo afectará a una parte de la factura porque alrededor de un 25% de esta corresponde a impuestos como el IVA, el 38% son los costes regulados del sistema y se pagan a través del término fijo de potencia (precio fijo por kilovatio contratado) y de los peajes (en función del consumo). Por lo tanto, la oscilación del precio kilovatio-hora en función del mercado eléctrico afectará solo a cerca del 37% del recibo.

El director general de Protección de Consumidores y Usuarios aprovecha para hacer a los aragoneses algunas recomendaciones en lo que se refiere al gasto en electricidad. Por una parte, recomienda un consumo responsable y eficiente de la energía; ajustar la potencia contratada a las necesidades reales; así como el uso eficiente de los electrodomésticos y evitar el denominado “consumo fantasma” (si no se desconectan del todo los aparatos), pueden ser medidas que permiten ahorrar.

Comentarios