Cruz Roja desarrolla un programa de mejora y conservación en Ordesa y Monte Perdido

El Plan de Medio Ambiente de Cruz Roja Huesca está desarrollando durante pasado mes y también en octubre, el proyecto ‘Moviéndonos por los Parques Nacionales’. La iniciativa se centra por el momento en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Participan 15 voluntarios de distintos puntos de la provincia que tiene así la oportunidad de colaborar en actividades de protección y conservación del espacio natural más emblemático de Aragón.

La actividad del proyecto tiene dos vertientes. Por un lado, los voluntarios realizan un estudio sobre el estado y el comportamiento de los visitantes en el Parque Nacional de Ordesa Monte Perdido mediante la realización de encuestas y la observación, y cuyos resultados se trasladarán al citado organismo autónomo. Al mismo tiempo, y dada también la formación del voluntariado en primeros auxilios, se solventan pequeñas incidencias que puedan sufrir las personas en dicho entorno hasta que llegan los agentes de la Guardia Civil de Montaña o los servicios sanitarios.

Por otro lado, el proyecto contempla que personal capacitado de Cruz Roja imparta cuatro cursos de formación en primeros auxilios a unas 90 personas: agentes de protección de la naturaleza y personal del Parque en general lo que redundará en la disminución de los riesgos.

Precisamente este fin de semana se dará por concluida la fase de trabajo de campo para el estudio de comportamiento de los visitantes y la próxima semana comenzarán los cursos de formación en Torla. En siguientes semanas la capacitación en primeros auxilios se dará en Escalona, mientras que los dos cursos restantes se desarrollarán en la primavera de 2016.

A expensas de extraer los resultados definitivos de las encuestas, el responsable provincial del área de Medio Ambiente de Cruz Roja, Fernando Sarvisé, avanzó que se está detectando que entre los visitantes todavía mucho desconocimiento de las normas que rigen en el Parque y cuyo incumplimiento puede suponer un deterioro para este espacio protegido, así como de los riesgos que implican las actividades en la montaña.

“Hemos detectado muchos casos de personas que desconocen por completo la ruta, no llevan ni la indumentaria ni equipamiento adecuados o que no tienen las condiciones físicas mínimas para realizar un determinado recorrido”, indicaba Sarvisé. También es frecuente ver a gente realizando fotografías o vídeo en lugares peligrosos, cerca de cornisas o apoyados en piedras inestables al borde de un barranco, con grave riesgo de perder la perspectiva y caer. Así que también hemos hecho labor de divulgación de la normativa del Parque”, agregó Sarvisé.

Comentarios