María Barrabés, miembro del Reto Pelayo: "La vida es un reto diario por el que hay que luchar"

María Barrabés

Enviar un mensaje de vida y de lucha, así como potenciar el deporte ante la enfermedad era el objetivo principal del Reto Pelayo Vida, un desafío por el que cinco mujeres han coronado el Kilimanjaro tras superar un cáncer de mama. Entre estas cinco valientes se encuentra María Barrabés, una vecina de Binaced para la que este reto se ha convertido en una experiencia “increíble”, que compara con su lucha contra el cáncer.

Audio sin título

Los doce días durante los que se ha prolongado la expedición han dado para mucho: ha habido momentos de risa, pero también momentos muy duros, principalmente durante la ascensión. Episodios de debilidad que lograban superar apoyándose las unas en las otras. Según indicaba María, se han emocionado muchísimo, especialmente, cuando compartían sus experiencias personales.

Para María, lo más complicado fue el día que ascendieron a la cima. La jornada comenzaba a las doce de la noche, y a pesar de la belleza del paisaje, iluminado por una potente luna llena, a partir de los 5000 metros empezaron a notar las dificultades que implica estar a tanta altura, sufriendo náuseas y dolores de cabeza, y enfrentándose a un terreno excesivamente rocoso. Sin embargo, recuerda emocionada el momento en que llegaron a la antecima, denominada “Stela Point”, donde las cinco se fundieron en un gran abrazo.

El Reto Pelayo Vida estaba integrado por cinco mujeres. Aunque cada una tiene su carácter y forma de ser, se han compenetrado muy bien, y "donde no llegaba la una llegaba la otra". Tal y como explicaba la binacetense, las cinco se han convertido en una sola voz; un solo mensaje. Aunque todas ellas tienen en común haber vencido un cáncer de mama, cada una tiene su particular historia detrás. En el caso de María, le diagnosticaron el cáncer cuando estaba embarazada de su tercer hijo y decidió luchar. Hoy, su hijo Jesús es un niño sanísimo que se ha convertido en la felicidad de toda la familia.

Aunque la expedición aterrizaba el pasado viernes en España, todavía no han podido asimilar toda esta experiencia. En el aeropuerto de Madrid-Barajas le esperaban multitud de medios de comunicación nacionales, algo que les llena de satisfacción porque significa que su mensaje llegará lejos. En cuanto a la llegada a casa, María la define como maravillosa, ya que echaba muchísimo de menos a su familia. No obstante, asegura que todavía está en una burbuja. No es para menos, y es que acaba de vivir una impresionante experiencia vital; una más que se suma a su lista de retos por cumplir.

Comentarios