La figura del “Compliance” para prevenir las responsabilidades penales de las empresas

La Confederación Empresarial de la Provincia de Huesca ha acogido una jornada destinada a explicar a las empresas altoaragonesas cómo prevenir las responsabilidades penales, a través del Compliance, una figura impulsada por el nuevo Código Penal, que emplaza a las empresas a implantar modelos de organización y gestión que incluyan medidas de vigilancia y control para prevenir responsabilidades penales y minimizarlas si se producen. La entrada en vigor de esta nueva normativa, el pasado 1 de julio, refuerza la necesidad de estos programas y endurece la responsabilidad penal de las personas jurídicas por los delitos cometidos, en su representación y provecho, por sus administradores, responsables legales, empleados o dependientes.

Es, además, un compromiso de responsabilidad empresarial y ética, que repercute positivamente en la reputación de la empresa, en su gestión y comunicación interna, así como en sus oportunidades de negocio y acceso a mercados exteriores, ya que su exigencia está muy extendida en el ámbito internacional.

Con esta jornada se pretendía explicar a las empresas la adecuación a esta normativa y se ha anunciado un nuevo servicio de CREA, para las empresas que quieran implantar esta figura, que puede ayudarles a prevenir y supervisar riesgos, evitar sanciones y, en suma, a no incumplir ninguna normativa en un entorno legal cada vez más complejo para las empresas en múltiples ámbitos (medio ambiente, fiscalidad, prevención de riesgos laborales, corrupción, Seguridad Social, etc.)

Presentaba la jornada el Presidente de CEOS, Carlos Bistuer y contaba con las intervenciones de Alfonso López Viñegla, Socio de ACERTIUS Suma Capital; Celia Gil Lagunas, Abogado penalista de ACERTIUS y Pilar Hernández Blasco, Abogado, experto en Corporate Compliance de ACERTIUS.

Algunas de las razones por las que las empresas deberían implementar un programa de Compliance se resumen en este decálogo que se explicaba durante la jornada:

1. Desde el 1 de julio del 2015, el Código Penal refuerza la RESPONSABILIDAD PENAL de las personas jurídicas por los delitos cometidos por sus administradores, responsables legales, empleados o dependientes.

2. Permite conocer sus RIESGOS por lo que puede afrontar una estrategia empresarial con los controles necesarios que minimicen sus costes.

3. Mejora la COMUNICACIÓN transversal de la empresa y facilita el conocimiento real y ético en el desarrollo del negocio.

4. Mejora la TOMA DE DECISIONES conociendo el escenario existente y adoptando las medidas preventivas que eviten los costes de una decisión errónea.

5. Mejora la IMAGEN de la empresa, ya que se proyecta ante proveedores y clientes el control efectivo de la misma.

6. Contribuye a la RESPONSABILIDAD SOCIAL de la empresa, al aparecer públicamente como éticamente comprometida con el cumplimiento de las normas y con la sociedad.

7. Facilita la CAPTACIÓN de clientes, ya que dota a los mismos de seguridad jurídica en sus operaciones y transacciones dentro de las reglas de juego ético mundialmente aceptadas.

8. Facilita el DESARROLLO EMPRESARIAL, al respaldar la apertura a nuevos mercados internacionales en los que se exigen la adopción de programas de cumplimiento.

9. Evita el COSTE REPUTACIONAL que conlleva la exposición pública a un proceso penal y que puede comprometer a la empresa en las operaciones comerciales en curso o futuras, o paralizar su actividad.

10. Supone la EXONERACIÓN o ATENUACIÓN DE LA PENA a la que la empresa puede verse abocada de no haberse adoptado el programa, reduciendo los riesgos que pueden comprometer su futuro y proyecto empresarial, así como los costes asociados al proceso penal y la recuperación de su reputación empresarial.

Comentarios