30 mujeres en riesgo de exclusión participan en un curso de monitora de tiempo libre en Monzón

Cáritas Diocesana Barbastro Monzón lleva desarrollando desde hace varios días un curso de monitora de tiempo libre en Fraga y Monzón, que pretende facilitar nuevas oportunidades de empleo a 30 mujeres activas no ocupadas. En general, todas reúnen una serie de requisitos que las han hecho ser beneficiarias del curso.

Son mujeres que se encuentran en situación de riesgo o vulnerabilidad social; poseen una baja cualificación profesional; pasan por situaciones de desestructuración personal, familiar y social; disponen de escasos recursos económicos, en ocasiones procedentes de prestaciones sociales; son cabeza de familia con hijos a cargo; pertenecen al colectivo inmigrante o minorías étnicas y muestran dificultades de acceso al mundo laboral remunerado.

El curso está subvencionado por el CEDER Zona Oriental de Huesca mediante el proyecto de cooperación CONCILIA. Es un programa impulsado en colaboración con los grupos de desarrollo CEDER Monegros, Asiader, Agujama y Adricte, y tiene por objetivo promover la participación activa y la inserción socio-laboral de la mujer del medio rural en el mercado de trabajo.

El curso no solo se va a basar en las 100 horas teóricas y las 100 de prácticas, sino que de manera transversal, se incidirá en sesiones de orientación laboral, habilidades sociales, informática, carné de manipulación de alimentos, además de un seguimiento individualizado a cada una de las mujeres participantes.

Según apuntan desde Cáritas, todo ello es fundamental para que las beneficiarias conozcan el mercado laboral y los elementos que en él interactúan, se guíen en la consecución de los objetivos profesionales y se preste apoyo y soporte en relación a la búsqueda de empleo.

Al finalizar el curso se ofrecerá a todas las alumnas la posibilidad de obtener una Titulación de Monitor/a de Tiempo Libre reconocida por el Gobierno de Aragón.

Comentarios