Aragón pide adherirse al Fondo de Liquidez Autonómico

A propuesta del consejero de Hacienda y Administración Pública, Fernando Gimeno, el Consejo de Gobierno acordaba manifestar la voluntad de adhesión por parte de la Comunidad al Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) para cubrir las necesidades de liquidez de Aragón en 2016, estimadas en 978,2 millones de euros. La financiación estatal, sujeta a estrictos controles, permite acceder a través del Instituto de Crédito Oficial (ICO) a créditos en condiciones muy ventajosas y prácticamente sin intereses. 

 

El acuerdo adoptado en Consejo de Gobierno prevé unas necesidades para 2016 de 375,6 millones de euros para vencimientos de amortizaciones, 459,8 millones de euros para cubrir el déficit de 2015 que se calcula que quedará pendiente de financiar al final del ejercicio en curso y otros 35,4 millones para cubrir las liquidaciones negativas del sistema de financiación autonómica de 2008 y 2009, a lo que se suma el ‘colchón’ de 107,4 millones de euros de déficit autorizado para el próximo año; el 0,3% del Producto Interior Bruto (PIB) regional.

 

En total, 978,2 millones de euros

 

Las necesidades previstas para 2016 se reducen por tanto en 215,3 millones de euros  respecto a los 1.193,5 millones financiados durante el ejercicio en curso a cargo del Fondo de Facilidad Financiera (FFF), el otro compartimento del Fondo de Financiación de las Comunidades Autónomas al que Aragón pudo acceder temporalmente a principios de 2015, a pesar de incumplir los objetivos de estabilidad presupuestaria en ejercicios anteriores, merced a la excepción establecida únicamente para este año.

 

Poco después de tomar posesión del cargo, el consejero de Hacienda y Administración Pública solicitó el 29 de julio al secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, renovar la adhesión de la Comunidad al FFF para 2016, a pesar de seguir fuera de las ratios de estabilidad presupuestaria, alegando que entonces ya estaba en elaboración el plan económico-financiero recientemente presentado para corregir las desviaciones.

 

El Ministerio notificó el 3 de agosto su negativa a la permanencia de Aragón en el FFF fundamentalmente por el incumplimiento del déficit de 2014, si bien planteaba la posibilidad de incorporarse al FLA, que es lo que ahora se va a solicitar formalmente. En la práctica, ambos compartimentos del Fondo de Financiación de las Comunidades Autónomas proporcionan recursos para los mismos fines, si bien el FLA está sujeto a una supervisión y un control más exhaustivo por parte del Gobierno central.

 

Fernando Gimeno ha criticado reiteradamente que el anterior Ejecutivo autonómico decidiera no acogerse desde el primer momento al FLA “intentando dar una falsa imagen de solvencia” porque, a diferencia de otras comunidades que aceptaron abiertamente ser intervenidas y accedieron así a créditos al 0%, Aragón tuvo que acudir durante los anteriores ejercicios a financiarse a los mercados con unos elevados intereses; del 4,09% en 2013 o del 3,63% en 2014.

 

En cambio, el crédito suscrito este año con el ICO gracias a la adhesión al FFF por un importe de hasta 1.193,5 millones tiene un plazo de amortización entre 2018 y 2025 con dos años de carencia desde la fecha de disposición hasta el 31 de enero de 2018 al 0% de interés y, a partir de esa fecha, del 0,834% del tipo fijo anual. Lo que se ha traducido en un ahorro solo este año de 12,6 millones de euros.

 

La financiación del próximo año con cargo al Fondo de Liquidez seguirá brindando ahorros similares en proporción a los créditos que se contraigan, mucho más baratos que en el mercado.

Comentarios