En Huesca, unidos contra la pobreza

Cada 16 de octubre se celebra el Día Mundial de la Alimentación y el día 17 se hace lo propio con el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza. El año pasado Cáritas Huesca destinó a los programas de Acogida, Promoción, Inserción laboral y Personas Sin Hogar 1.586.044,64 euros, de los que fundamentalmente se beneficiaron personas con dificultades económicas, en pobreza extrema o en riesgo de estarlo. Además, dentro del programa de Cooperación Internacional, se invirtieron 12.000 euros en un proyecto de Senegal, centrado en la seguridad alimentaria de una comunidad de mujeres agrícolas de Ross-Bethio.

Las entidades que integran “Enlázate por la Justicia” continúan trabajando juntos para erradicar el hambre y la pobreza. En Huesca, las organizaciones que forman parte de esta red de colaboración y trabajo son: Cáritas, Confer, Conferencias de San Vicente de Paúl, Cruz Blanca, Delegación de Misiones, Entarachén-Vols, Fundación Juan Bonal, Manos Unidas y Serso Aragón.

Estas entidades, con un significativo recorrido en la lucha contra la pobreza y el hambre, invitan a todas las personas y organizaciones (cristianas y no cristianas) a alzar la voz para que no se silencie que tres cuartas partes de la humanidad no tienen sus necesidades básicas cubiertas y que unas 800 millones de personas pasan hambre crónica en el mundo.

El viernes 16 de octubre han organizado una Eucaristía por la erradicación de la pobreza y el hambre, presidida por el Obispo de Huesca, Mons. Julián Ruiz Martorell. La Misa tendrá lugar en la Basílica de San Lorenzo, a las 8 de la tarde.

La Declaración Universal de los Derechos Humanos reconoce, en el artículo 25, la alimentación como un derecho humano universal. Establece que “toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios”.

Comentarios